San Próspero de Aquitania

25 de Junio

Si no fuera por sus escritos, todos marcados por la controversia semipelagiana, y por el testimonio del historiador Gennadio no sabríamos gran cosa de su vida que destaca por su virtud, por la perseverancia en la lucha por la ortodoxia y por el apasionamiento por la verdad.

Parece ser que era natural de Aquitania y así se añade a su nombre, como apellido, el de su patria y vió la luz a finales del siglo IV. Debió recibir una buena y sólida formación y parece ser que frecuentó la compañía de los monjes que estaban en el monasterio de san Víctor, en Marsella, al sur de Francia. Consta que nunca entró en el mundo de los clérigos, siempre permaneció en el estado seglar y hay indicios prudentes que llevan a pensar que estuvo casado; de hecho, se le atribuye el «Poema de un esposo a su esposa» en cuyo caso no habría duda sobre su estado matrimonial e incluso se le podría aplicar la profundidad de pensamiento y las claras actitudes de vida cristiana que en él aparecen, pero no puede afirmarse con total seguridad por negar algún autor de peso la autoría prosperoniana del poema.

Bien conocida es la controversia teológica suscitada en el siglo V por la desviada enseñanza de Pelagio contraria al pensar cristiano poseído pacíficamente en la Iglesia. La reacción de san Agustín -con toda clase de argumentos bíblicos y teológicos- no se hizo esperar en defensa de la fe y la sanción de los concilios de Cartago en los años 416 y 418 con la posterior aceptación del papa parecía haber solucionado para siempre el problema. Pero no fue así y es aquí donde entra en juego Próspero de Aquitania.

Los monjes de san Víctor en Marsella empiezan a inficionar las Galias con un pelagianismo camuflado que enseña el abad Casiano, escritor y teólogo, secundado por sus monjes. Dice en sus «Colaciones» que admite la doctrina contra los pelagianos expuesta por san Agustín y aprobada por los concilios y los papas, pero sostiene con sus monjes que depende del hombre la primera elección que en términos teológicos se denominará desde entonces el «initium fidei». Este es el pensamiento teológico que en el siglo XVI recibirá el nombre de semipelagianismo. Próspero detecta el mal larvado y habla, y discute, y visita, y escribe a Agustín propiciando la escritura de los tratados maduros agustinianos «Sobre el don de la perseverancia» y «De la predestinación de los santos» que escribió, ya anciano, el obispo de Hipona. Es toda una controversia de alto nivel. Como es laico y su fuerza termina en su pobre persona, no cede en la verdad teológica y marcha a Roma para implicar en la defensa de la fe al mismo papa Celestino I que era ya un hombre avezado en este tipo de discusiones y escribió a los obispos galos pidiendo sometimiento al magisterio de la Iglesia recogido de san Agustín.

Se trataba de intrincadas cuestiones que, en sus matices, son para especialistas teólogos y en las que los incautos son fácil presa al engaño. En juego está la idea de Dios y del hombre, el valor de la Redención y la necesidad de los sacramentos. No era poca cosa la que estaba sobre el tapete. Había que saber conciliar la evidencia del absoluto poder de Dios, su voluntad salvífica universal, y su absoluta libertad con la libertad del hombre que es un ser dependiente y el papel que le concierne en su propia salvación, correspondiendo personalmente a la gracia. Si se concedía excesivo protagonismo a la libertad humana se llegaba al extremo inaceptable de que el hombre puede llegar a la salvación sobrenatural por sus propias fuerzas; si, por el contrario, se acentuaba la absoluta dependencia del hombre con respecto a Dios, se hacía a Dios responsable de la condenación, cosa igualmente imposible. Llegar a la expresión técnica de la fe era cosa de preclaras inteligencias, grandes teólogos y extraordinarios santos.

Muerto Casiano y fallecido también san Agustín, no se acabó la discusión entre los seguidores del fraile y tuvo que ser el laico o seglar Próspero quien mantuviera firme y alta la bandera de la ortodoxia. Que se sepa, escribió «La vocación de todos los gentiles», «Contra el autor de las Colaciones», «Sobre la Gracia y el libre albedrío» y «De los ingratos».

Terminó sus días el seglar Próspero siendo secretario nada menos que del papa san León Magno y hasta se piensa que pudo poner su aportación en la Epístola Dogmática escrita a los Orientales para exponer magisterialmente el misterio de la Encarnación, declarando la unión Personal en Cristo contra la herejía de Nestorio y contra Eutiques y los monofisitas las dos naturalezas de Cristo.

Murió después del año 455, sin que se pueda aventurar con más exactitud la fecha de su muerte en el actual estado de investigación.

Da gusto ver en el siglo V la entrega de un laico sabio y santo responsable de su misión y puesto en la Iglesia sin renunciar al estado que Dios quiso para él. Aunque en aquella época no se hablaba aún de «promocionar al laicado», ni de «laicos comprometidos», se demuestra una vez más que, para cada uno en particular, la santidad no depende del modo de ser Iglesia en la Iglesia, sino de la fidelidad a la gracia de Dios y del esfuerzo por poner en juego todos los dones recibidos.

Catequesis de Benedicto XVI sobre San Pablo

 

“Hoy quisiera comenzar un nuevo ciclo de catequesis dedicado al gran apóstol san Pablo. A él, como sabéis, está consagrado este año que va desde la fiesta litúrgica de los santos Pedro y Pablo del 29 de junio de 2008 hasta la misma fiesta del año 2009”. Audiencia del 2 de julio 2008

El apóstol Pablo, figura excelsa, casi inimitable, pero de todos modos estimulante, se nos presenta como un ejemplo de total entrega al Señor y a su Iglesia, así como de gran apertura a la humanidad y a sus culturas. Vale la pena, por tanto, que le dediquemos un lugar particular, no sólo en nuestra veneración, sino también que nos esforcemos por comprender lo que nos puede decir también a nosotros, cristianos de hoy.

 

Después de su muerte, la figura del Apóstol de los gentiles se ha ido engrandeciendo con el paso del tiempo, y su doctrina sigue siendo fundamental hoy para la Iglesia, y un ejemplo para los cristianos. Así lo afirmó este miércoles Benedicto XVI, durante la Audiencia General a los 4.500 peregrinos congregados en el Aula Pablo VI.

Con esta catequesis, el Papa concluyó su largo ciclo dedicado a san Pablo que comenzó en el verano con la apertura del año jubilar en conmemoración del bimilenario del nacimiento del apóstol. En ella, explicó cómo su pensamiento ha influido en la teología posterior, y especialmente en los siglos XIX y XX.

La figura del apóstol, afirmó, “se ha ido engrandeciendo a partir de su muerte”, evento del cual se tienen noticias a través de los documentos eclesiales de los primeros siglos, que le colocan al lado de san Pedro como fundador de la Iglesia de Roma.

Pablo, según los datos que se tienen, fue mandado decapitar durante la primera persecución decretada por Nerón entre el año 64 y 68. Su tumba, en la Vía Ostiense, donde se erige actualmente la basílica de San Pablo extramuros, fue venerada desde el principio del cristianismo.

Más allá de los datos relativos a su martirio, Pablo “ha dejado de hecho una extraordinaria herencia espiritual“, explicó el Papa. Desde el principio, sus cartas entran en la liturgia, “de forma que su pensamiento “se convierte en seguida en nutrición espiritual para los fieles de todos los tiempos”.

El Papa explicó cómo desde los primeros Padres de la Iglesia, empezando por Orígenes, hasta los propios san Agustín y santo Tomás de Aquino, han bebido de los escritos y de la espiritualidad de san Pablo.

Sin embargo, se detuvo sobre todo a explicar su influencia en la Reforma y en el pensamiento cristiano, protestante y católico, de los últimos siglos, temas sobre los cuales ha ido hablando a lo largo de sus catequesis de los últimos meses.

Precisamente, explica, fue la interpretación de la doctrina de la justificación de san Pablo por parte de Lutero, y su concepción de la libertad evangélica (momento conocido como Turmerlebnis), la que llevaron a la Reforma.

“El Concilio de Trento, entre 1545 y 1563, interpretó profundamente la cuestión de la justificación y encontró en la línea de toda la tradición católica la síntesis entre ley y Evangelio, conforme al mensaje de la Sagrada Escritura leída en su totalidad y unidad“, explicó.

La investigación sobre el apóstol cobró nueva fuerza en el siglo XIX y XX, esta vez desde el punto de vista científico a través del método histórico-crítico, explicó el Papa.

“Se subraya sobre todo como central en el pensamiento paulino el concepto de libertad: en él se ha visto el corazón del pensamiento de Pablo, como por otra parte ya había intuido Lutero. Ahora, sin embargo, el concepto de libertad era reinterpretado en el contexto del liberalismo moderno“.

Otra de las consecuencias es la disociación que se ha producido entre el anuncio de san Pablo y el anuncio de Jesús, de manera que san Pablo “aparece casi como un nuevo fundador del cristianismo”.

Precisamente, el objeto de las catequesis del Papa ha sido mostrar cómo en el pensamiento cristológico paulino, “en la nueva centralidad de la cristología y del misterio pascual se realiza el Reino de Dios, se hace concreto, presente, operante el anuncio auténtico de Jesús“.

“Hemos visto en las catequesis precedentes que precisamente esta novedad paulina es la fidelidad más profunda al anuncio de Jesús“, aclaró.

Por otro lado, el Papa señaló cómo el progreso de la exégesis moderna, que ha conducido a un mayor conocimiento sobre san Pablo, ha permitido que crezcan “las convergencias entre las exégesis católica y protestante, realizando así un consenso notable precisamente en el punto que estaba en el origen de la mayor disensión histórica”.

Esto supone, confirmó, “una gran esperanza para la causa del ecumenismo, tan central para el Concilio Vaticano II”.

En resumen, concluyó el Papa, “permanece luminosa ante nosotros la figura de un apóstol y de un pensador cristiano extremadamente fecundo y profundo, de cuya cercanía cada uno de nosotros puede sacar provecho”.

“Tender hacia él, tanto a su ejemplo apostólico como a su doctrina, será por tanto un estímulo, si no una garantía, para consolidar la identidad cristiana de cada uno de nosotros y para la renovación de toda la Iglesia“, añadió.

Gádor Joya: “El informe de los fiscales es un reflejo de la sociedad: España no quiere esta Ley”

La Ley que pretende aprobar el Gobierno desprotege la vida del nasciturus

Según el informe del Consejo Fiscal, algunos de los puntos de la reforma de la Ley del Aborto que pretende aprobar el Gobierno no encajan en el marco constitucional. La despenalización del aborto no puede convertirse en un derecho y como el nasciturus posee vida humana distinta a la de la madre debe ser protegido. Para la portavoz de Derecho a Vivir (DAV), Gádor Joya, el informe publicado es muy claro y contundente y dice que esta Ley “deja desprotegido al no nacido, es inconstitucional y es un reflejo de la sociedad”. “España no quiere esta Ley”, ha asegurado.

En un informe único, el Consejo Fiscal destaca también el derecho de los padres a conocer el embarazo de su hija , y dice que ese conocimiento debe ser uno de los requisitos exigidos para que los médicos puedan practicar el aborto . En este sentido, Gádor Joya ha destacado el “gran consenso dentro del Consejo Fiscal a la hora de pedir a las menores que no aborten sin el consentimiento paterno“.

 Según la portavoz de Derecho a Vivir, este informe es un “reflejo de la sociedad española” que no quiere una ley de plazos y “una vez más” el Gobierno vuelve a demostrar que “no escucha a la sociedad” y que lo único que le importa es “sacar adelante una ley con una carga ideológica tremenda que quiere acabar en un proyecto de ingeniería social sin contar con los españoles“.

El Papa explica que quien está en Cristo “no tiene miedo de nada ni nadie”

“Cristo es superior a cualquier forma de poder que intentase humillar al hombre”

El cristiano “no tiene miedo de nada ni nadie”, pues Cristo, cabeza de la Iglesia, es el Señor del cosmos, aseguró Benedicto XVI este miércoles durante la audiencia general celebrada en el Aula Pablo VI.

Continuando con el ciclo sobre san Pablo, en el bimilenario de su nacimiento, el Papa explicó un aspecto de la doctrina paulina contenido en las cartas a los Colosenses y a los Efesios -dos cartas “casi gemelas”, explicó- que es la consideración de Cristo como “cabeza” de la Iglesia y de todo el cosmos, y las implicaciones que esto tiene para la vida de los cristianos.

Este “señorío de Cristo” sobre “las potencias celestes y el cosmos entero” constituye “un mensaje altamente positivo y fecundo” para el hombre pagano de ayer y de hoy, explicó a los más de cuatro mil peregrinos que participaron en el encuentro.

“Para el mundo pagano, que creía en un mundo lleno de espíritus, en gran parte peligrosos y contra los cuales había que defenderse, aparecía como una verdadera liberación el anuncio de que Cristo era el único vencedor y de que quien estaba con Cristo no tenía que temer a nadie”.

El Papa añadió que “lo mismo vale también para el paganismo de hoy, porque también los actuales seguidores de estas ideologías ven el mundo lleno de poderes peligrosos. A estos es necesario anunciar que Cristo es el vencedor, así que quien está con Cristo, quien permanece unido a Él no debe temer a nada ni a nadie”.

Esto es importante también para los cristianos, añadió: “debemos aprender a afrontar todos los miedos, porque Él está por encima de toda dominación, es el verdadero Señor del mundo“.

Cristo, explicó el Papa, “no tiene que temer a ningún eventual competidor, porque es superior a cualquier forma de poder que intentase humillar al hombre. Por eso, si estamos unidos a Cristo, no debemos temer a ningún enemigo y a ninguna adversidad; ¡pero esto significa también que debemos permanecer bien unidos a Él, sin soltar la presa!”.

Esto tiene otra implicación importante, señaló, y es que el cosmos “tiene sentido”: “no existe, por una parte, el gran mundo material y por otra esta pequeña realidad de la historia de nuestra tierra, el mundo de las personas: todo es uno en Cristo“.

Esta visión no sólo es “racional”, sino que es incluso “la más universalista”: “la Iglesia reconoce que, en cualquier modo, Cristo es más grande que ella, dado que su señorío se extiende también más allá de sus fronteras”.

   
  Benedicto XVI

“Esto significa que debemos considerar positivamente las realidades terrenas, porque Cristo las recapitula en sí, y al mismo tiempo, debemos vivir en plenitud nuestra identidad específica eclesial, que es la más homogénea a la identidad del propio Cristo”, añadió el Papa.

De esta conciencia viene a los cristianos “la fuerza de actuar de modo recto” tanto de cara a los demás como hacia la Creación, explicó.

“Estas dos Cartas son una gran catequesis, de la que podemos aprender no sólo cómo ser buenos cristianos, sino también cómo llegar a ser realmente hombres. Si empezamos a entender que el cosmos es la huella de Cristo, aprendemos nuestra relación recta con el cosmos, con todos los problemas de su conservación”.

Así también “aprendemos a verlos con la razón, pero con una razón movida por el amor, y con la humildad y el respeto que permiten actuar de forma correcta”, añadió.

Por otro lado, “si pensamos que la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, que Cristo se ha dado a sí mismo por ella, aprendemos cómo vivir con Cristo el amor recíproco, el amor que nos une a Dios y que nos hace ver al otro como imagen de Cristo, como Cristo mismo“. Ante este “misterio de Cristo”, afirmó el Papa, “las meras categorías intelectuales resultan insuficientes“.

“Reconociendo que muchas cosas están más allá de nuestras capacidades racionales, debemos confiar en la contemplación humilde y gozosa no sólo de la mente sino también del corazón. Los Padres de la Iglesia, por otro lado, nos dicen que el amor comprende mucho más que la sola razón“, concluyó.

Aumenta en un 50% las personas que acuden a Caritas.

Los comedores sociales desbordados. 

Cáritas ha experimentado en el último año un incremento del 50% en el número de personas que han acudido a los servicios de atención primaria. Esto es, que han pedido ayuda para alimentación, medicamentos, ropa o vivienda.

Una situación provocada por la crisis que ha obligado a esta institución a destinar más recursos a su labor asistencial. Aunque como ha explicado el Secretario General de Cáritas, Silverio Agea, el trabajo de Cáritas va mucho más allá de lo meramente asistencial.

 Silverio Agea ha insistido en que Cáritas debe complementar, nunca sustituir el trabajo de las administraciones públicas. Hogares con niños, jóvenes e inmigrantes, son, según este informe los colectivos más vulnerables ante la crisis.

 Con este informe Cáritas confirma lo que venía anunciando en los últimos meses; el aumento en un 50% respecto al año anterior, d ela demanda de los servicios de atención primaria, de carácter más asistencial. Tanto es así, que Cáritas ha tnido que cambiar la estratgia con la que venía trabajando en los últimos años y destinar ma´s recursos alimentación o vivienda.

 El secretario general Silverio Agea ha solicitado a la administración mayores medidas de protección social y ha agradecido el compromiso de todas las personas que colaboran con Cáritas, en especial la labor de los más de 56.000 voluntarios con los que cuenta esta institución de la iglesia católica.

 Falta de respuestas de los servicios sociales públicos a la crisis

 Durante la rueda de prensa –en la que han participado el secretario general de Cáritas Española, Silverio Agea; el profesor de la Universidad Rey Juan Carlos, Luis Ayala; y el coordinador del Area de Acción en los Territorios de Cáritas, Sebastián Mora— se ha denunciado la falta de respuesta que están dando los servicios sociales públicos a los efectos de la crisis. Muestra de ello es que el 52 por ciento de las personas atendidas por Cáritas a través de los servicios de acogida llegan derivadas desde esos servicios sociales.

 Este fenómeno responde tanto a la escasez de recursos de las Administraciones públicas, a la dureza de los criterios vigentes para acceder a esas ayudas públicas o por la excesiva lentitud en las respuestas a las solicitudes de los demandantes.

 Para Silverio Agea esta falta de respuesta supone “una grave dimisión de responsabilidades de los servicios sociales públicos, que está obligando a Cáritas a asumir su papel y a desarrollar un modelo de acción puramente asistencialista”. Reclamó, en este sentido, un pacto de Estado para dotar de manera urgente a esos servicios de los recursos económicos necesarios.

Pumpido intenta engañar a los medios con el informe de los Fiscales contra el aborto.

El Fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido

Pumpido intenta engañar a los medios con el informe de los Fiscales contra el aborto

Sólo hay un informe. El Consejo Fiscal tan solo ha redactado un informe sobre la Ley Zapatero del Aborto en el que asegura que no se adapta al marco constitucional. Otra cosa es lo que Conde Pumpido ha querido que los medios y los españoles entiendan. Y es que desde la Fiscalía se ha enviado a los medios dos informes: el definitivo y uno alternativo del autoproclamado sector progresista. Esto no es posible ya que el Consejo Fiscal, al ser un órgano colegiado, adopta las decisiones por mayoría por lo que sólo puede remitir un informe al Ministerio de Justicia. De esta forma podemos asegurar que Conde Pumpido ha tratado de engañar a los españoles.

El Informe del Consejo Fiscal sobre la Ley Zapatero del Aborto ha sido objeto de controversia, no en el fondo sino en la forma. Desde la noche de ayer martes se venía especulando sobre la posibilidad de que se hubieran realizado dos informes al respecto. Estos informes dividían a los fiscales en partidarios y detractores de la ley. Primer error. El Consejo Fiscal  es un órgano colegial y por tanto las decisiones se toman por mayoría, es decir, que no puede haber dos informes ni votos particulares.

 A primera hora de la tarde de este miércoles la Fiscalía General del Estado remitía a los medios vía correo electrónico el informe sobre la Ley Zapatero del Aborto. Y nos encontrábamos con que se adjuntaban dos textos. Uno de ellos bajo el epígrafe Informe del Consejo Fiscal sobre el anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción del Embarazo recogía la postura oficial del Consejo Fiscal, es decir, que éste sería el informe definitivo que se enviaría a Justicia. El segundo de los textos, bajo el epígrafe Texto Alternativo de Informe sobre el Anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción del Embarazo de los vocales integrantes del Consejo Fiscal: Fiscal General del Estado, Teniente Fiscal del Tribunal Supremo y Fiscales D. José Mª Casado González, D. Adrián Salazar Larracoechea y Dª Ana Belén Gil Múñoz, recogía única y exclusivamente la postura de estos fiscales, es decir, lo que podríamos llamar un voto particular. Segundo error: tratar de hacer ver a los medios divisiones en el seno del Consejo Fiscal a la hora de elevar un informe al Ministerio de Justicia.

 Tras estos hechos lo que se deduce es que desde la Fiscalía General del Estado no se ha jugado limpio. En primer lugar se ha tratado de hacer ver a la opinión pública que había divisiones importantes en el seno del Consejo Fiscal que hacían necesario el envío de dos informes al Ministerio de Justicia. En segundo lugar se ha enviado intencionada y deliberadamente esos dos informes a los medios cuando sólo hay uno válido, el que respalda la mayoría. Y en tercer lugar se ha tratado de defender una ley como es la Ley Zapatero del Aborto que no tiene consenso social

“San Pablo es una persona que se enamoró del Cristo crucificado sin esperar nada”

Entrevista al Padre Edmund Power
Abad de San Pablo Extramuros

 

El Año Paulino concluirá con el Triduo en honor a San Pedro y San Pablo, del 26 al 29 de junio, que se abrirá con las Vísperas Ecuménicas el 26 de junio a las 18 horas, incluirá celebraciones que presidirán los Cardenales Dias y Rodé y, por supuesto, el Santo Padre estará en la Basílica de San Pablo el 28 de junio para presidir las Primeras Vísperas de la Solemnidad de los Santos Patrones de Roma. La actividad final será la procesión anual de las Cadenas de San Pablo alrededor de la zona de la ciudad que rodea la Basílica, que empezará a las 20 horas el 29 de junio.

Con motivo del final del Año Paulino, http://www.primeroscristianos.com ha realizado una entrevista al Abad de la Abadía de San Pablo Extramuros


– AHORA QUE EL AÑO PAULINO LLEGA A SU FIN, ¿QUÉ BALANCE HACE USTED DE SUS REPERCUSIONES TANTO DENTRO COMO FUERA DE LA IGLESIA?

– Me es difícil responder a esta pregunta desde el punto de vista del mundo entero, pero ciertamente ha habido una respuesta significativa en términos de peregrinos en la Basílica. Sabemos que la idea ha sido bien acogida por cristianos de otras denominaciones; por ejemplo, el Patriarca Ecuménico de Constantinopla proclamó un Año de San Pablo casi al mismo tiempo (de hecho, me parece que abarcó enteramente el año 2008). Lo que se ha notado es el deseo de conocer mejor a San Pablo por parte de mucha gente, con la sensación de que si no lo logran quizá se pierden algo importante.

 

– ¿CUÁLES HAN SIDO LOS EVENTOS QUE MÁS RELEVANCIA HAN TENIDO EN LA BASÍLICA DE SAN PABLO EXTRAMUROS CON MOTIVO DE ESTE AÑO PAULINO?

– Ha habido grandes eventos culturales: conciertos con miles de asistentes, o las cinco reuniones paulinas organizadas por la Administración de la Basílica, con importantes personalidades del mundo público dando testimonio. Éstas son ciertamente importantes y dan un perfil alto a la celebración; sin embargo, quizá han sido más relevantes las constantes celebraciones por parte de grupos de peregrinos: liturgias y predicaciones en torno a la figura del Apóstol. La Basílica ha presenciado una casi ininterrumpida serie de distintas celebraciones.

 

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR ESTOS ÚLTIMOS DÍAS DEL AÑO PAULINO?, ¿QUÉ TIPO DE ACTIVIDADES SE LLEVARÁN A CABO?

– Las actividades espirituales y litúrgicas se mantienen, pero con una mayor intensidad en estos últimos meses, y casi no hay espacio para nada más.

Aún así hay otras muchas cosas: por ejemplo, en nuestra abadía de San Pablo Extramuros, del 18 de abril al 29 de junio, se está exhibiendo la famosa Biblia Carolingia del siglo IX, perteneciente a la abadía, con la idea de que esto coincida con la última parte del Año Paulino; hay también una exposición de un cuadripórtico de arte moderno inspirado en la Biblia, de un conocido artista brasileño.

Habrá también varios eventos musicales en la Basílica. El Año concluirá con el Triduo en honor a San Pedro y San Pablo, del 26 al 29 de junio, que se abrirá con las Vísperas Ecuménicas el 26 de junio a las 18 horas, incluirá celebraciones que presidirán los Cardenales Dias y Rodé y, por supuesto, el Santo Padre estará en la Basílica de San Pablo el 28 de junio para presidir las Primeras Vísperas de la Solemnidad de los Santos Patrones de Roma.

La actividad final será la procesión anual de las Cadenas de San Pablo alrededor de la zona de la ciudad que rodea la Basílica, que empezará a las 20 horas el 29 de junio.

 

– ¿POR QUÉ PIENSA QUE EL SANTO PADRE BENEDICTO XVI SE DECIDIÓ A CONVOCAR ESTE AÑO PAULINO?

– La idea inicial, de hecho, provino del Arcipreste de la Basílica de San Pablo. Lo habló con nosotros (los monjes de la abadía) y luego se lo propuso al Santo Padre, quien acogió la idea con entusiasmo.

Nadie sabe exactamente cuando nació San Pablo, así que nuestra propuesta fue una fecha simbólica que más o menos coincide con los dos mil años de su nacimiento.

El Santo Padre quiso subrayar dos aspectos importantes de esta celebración: en primer lugar, la oportunidad de conocer mejor al Apóstol y escritor del Nuevo Testamento que ha tenido más influencia que cualquier otro en la tradición cristiana, y conocer a San Pablo y sus escritos significa conocer a Jesucristo; en segundo lugar, ver la celebración dentro de un contexto de ecumenismo, considerando el hecho de que la comunidad monástica de San Pablo Extramuros tiene una especial responsabilidad en este campo.

 

– ¿QUÉ ACONSEJARÍA, ESPECIALMENTE A LA GENTE JOVEN, PARA APROVECHAR TODO LO QUE EL PAPA HA DICHO Y HECHO RESPECTO A LA FIGURA DE SAN PABLO DURANTE ESTE AÑO?

– San Pablo es una persona que se enamoró del Cristo crucificado sin esperar nada. Esa experiencia marcó todo lo que hizo a partir de entonces.

Esto es lo más profundo de la vocación del cristiano, tanto para jóvenes como para los que no lo son. Los escritos de San Pablo son una elaboración de lo que conlleva esta experiencia.

Yo diría que un modo fundamental de aprovechar este realce de la figura de San Pablo que es el Año Paulino es hacer lectio divina (leer y meditar orando) con sus escritos. Los monjes de la abadía hemos preparado una división de las trece cartas de San Pablo en 365 textos breves y concisos, uno para cada día del año.

Se puede empezar cualquier día y continuar durante un año entero. La lectio divina incluye las cuatro actividades tradicionales de leer, meditar, rezar y contemplar, y puede hacerse a solas o con más gente.

A éstas se puede añadir una quinta: actuar, con la pregunta “¿qué es lo que esta Palabra de Dios me lleva a realizar?” Esto lleva a la idea de misión, tan importante para San Pablo. Pero la misión sigue a ese enamorarse de Cristo, se da como su consecuencia y no lo precede.