Imponen silencio a la Reina.

Las declaraciones de la Reina a Pilar Urbano han generado una gran polémica.
Imponen silencio a la reina de España: quieren callar una voz laica.

Érase una vez un reino en el que era un acto heroico decir en voz alta las cosas que eran evidentes. Érase una vez un reino en el que el heroísmo era superlativo si el que decía cosas evidentes, además, las decía para todos, no las empaquetaba como “opiniones personales” o privadas.

Érase una vez un reino en el que su reina, llegada la madurez de su vida, cuando cumplía 70 años, después de décadas de servicio, de muchas renuncias personales que no cualquier mujer hubiera aguantado, decidió decir algunas cosas evidentes, con sencillez y con normalidad, pero con la convicción de que lo que decía era válido para todos.

Érase un reino en el que su reina, por fin, hizo un ejercicio de laicidad y afirmó que a lo largo de su ya larga vida y de su experiencia había adquirido algunas evidencias que podían servir para todos. En aquel reino se desató una ola de eso que Péguy llamaba el clericalismo de izquierdas y de derechas. Vida: “No soy partidaria de la eutanasia. La vida y la muerte no está en nuestra mano”. Razón: “Se ha de enseñar religión en los colegios, al menos hasta cierta edad: los niños necesitan una explicación del origen del mundo y de la vida”. Diferencia sexual: “Puedo comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual, pero ¿que se sientan orgullosos por ser gays? ¿Que se suban a una carroza y salgan en manifestaciones? Si todos los que no somos gays saliéramos en manifestación… colapsaríamos el tráfico. Si esas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios y casarse, pueden estar en su derecho, o no, según las leyes de su país: pero que a eso no lo llamen matrimonio, porque no lo es. Hay muchos nombres posibles: contrato social, contrato de unión”.

Así responde Doña Sofía a algunas de las preguntas que le hace la periodista Pilar Urbano en su libro La Reina muy de cerca. Ha aparecido una verdadera laica y les ha faltado tiempo a los nuevos clérigos para mandar callar. La portada del Público como la cadena de televisión La Sexta, el nuevo emporio mediático de los amigos de Zapatero, es la más clara: le niega el derecho a hablar. Los clérigos de los colectivos gays utilizan un recurso muy viejo, expresan su superlativo escándalo con adjetivos altisonantes: “inaudito, retrogrado, intolerable”. Lo mejor de todo es cuando hablan de “declaraciones frívolas”. Moralina de los nuevos clérigos que se apoya en que el Parlamento ya ha sentenciado la cuestión.

Pero nadie parece dispuesto a entrar en el fondo de la cuestión, en el contenido de las declaraciones. ¿Es o no una evidencia que todos podemos compartir que la vida no está en nuestras manos? ¿Qué consecuencias tiene esa evidencia para ordenar nuestra vida en común? ¿Es o no conveniente que los niños se pregunten por el origen de las cosas? Se quieren silenciar a toda costa ésas y otras preguntas. Y cuando toda una reina las plantea, la Casa Real opta por privatizarlas, eran “opiniones privadas”. Y los clérigos del PP y del PSOE se conjuran para censurarla. Ni a Doña Sofía le dejan ser laica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s