Beata María de Jesús Crucificado Petkovic

9 de Julio

Beata María de Jesús Crucificado Petkovic(1892-1966)
Fundadora de las Hijas de la Misericordia

La madre María de Jesús Crucificado nació en Croacia y murió en Roma. De joven ingresó en la Tercera Orden Secular de San Francisco, y con la Regla y la espiritualidad franciscana fundó la Congregación de las Hijas de la Misericordia para la educación de la juventud femenina.

La Madre María o “Marija” de Jesús Crucificado Petkovic nació el 10 de diciembre de 1892 en la Parroquia de Todos los Santos de Blato, en la Isla de Korčula, sexta de los ocho hijos de Antonio y Maria Petkovic.

Sus padres vivieron de manera ejemplar y educaron cristianamente a sus hijos. María siempre mostró una inclinación especial hacia la piedad y la misericordia.

Viendo los sufrimientos, el hambre y las penurias de la gente, desde pequeña se decidió a proteger a los pobres, los “hermanos elegidos y amados por el Señor”, como solía decir.

Impulsada por el vivo deseo de ayudar a los pobres y necesitados y siguiendo las indicaciones del Obispo de Dubrovnik, Mons. Josip Marčelić, el 25 de marzo de 1919, día de la Anunciación, funda una comunidad religiosa para promover “la educación y la instrucción de la juventud femenina del lugar”.

El mismo Obispo en 1928, inspirándose en la Regla de la Tercera Orden de San Francisco, instituye canónicamente la comunidad religiosa de derecho diocesano. Treinta años después, el 6 de diciembre de 1956, las Hijas de la Misericordia, nombre de la comunidad, recibió el reconocimiento pontificio y la aprobación de sus constituciones.

María de Jesús Crucificado Petkovic experimentaba la alegría más grande en el encuentro con los pobres, los marginados y los despreciados. En ellos reconocía el rostro de Jesús sufriente y se llenaba de alegría por poderlos servir.

Por ello, hasta su serena muerte, acontecida en Roma el 9 de julio de 1966, no se cansaba de exhortar a sus hermanas a que con su comportamiento y sacrificio mostraran cómo se había encarnado en ellas el amor, la bondad y la misericordia de Dios.

Esta hija de la diócesis de Dubrovnik con su propia vida espiritual llegó a unir la obra apostólica de la difusión de la fe con el cuidado y el amor por los más pequeños. Era capaz de sufrir y soportar las ofensas; además, tenía particular estima por las disposiciones de su obispo y del Romano Pontífice.

La fama de santidad, de la que gozó la Sierva de Dios durante su vida, se confirmó también después de su muerte. Después del proceso canónico conducido de la diócesis de Roma y de la Congregación para la Causa de los Santos, el 20 de diciembre del año 2002 se aprobó el milagro acontecido por su intercesión.

La Hijas de la Misericordia, Congregación de la cual ella fue fundadora, cuenta ahora con 429 religiosas, que operan en 12 países de Europa y América.

Fue beatificada el viernes 6 de junio de 2003 por el Papa Juan Pablo II durante su visita apostólica a Croacia.

 

Liturgia de las Horas: 2da. Semana del Salterio
Color: Verde
Lecturas de la liturgia

  • Primera Lectura: Génesis 44,18-21.23b-29;45,1-5
    “Para salvación me envió Dios a Egipto” 

    En aquellos días, Judá se acercó a José y le dijo: “Permite a tu siervo hablar en presencia de su señor; no se enfade mi señor conmigo, pues eres como el Faraón. Mi señor interrogó a sus siervos: “¿Tenéis padre o algún hermano?”, y respondimos a mi señor: “Tenemos un padre anciano y un hijo pequeño que le ha nacido en la vejez; un hermano suyo murió, y sólo le queda éste de aquella mujer; su padre lo adora.” Tú dijiste: “Traédmelo para que lo conozca. Si no baja vuestro hermano menor con vosotros, no volveréis a verme.” Cuando subimos a casa de tu siervo, nuestro padre, le contamos todas las palabras de mi señor; y nuestro padre nos dijo: “Volved a comprar unos pocos víveres.” Le dijimos: “No podemos bajar si no viene nuestro hermano menor con nosotros”; él replico: “Sabéis que mi mujer me dio dos hijos: uno se apartó de mí y pienso que lo ha despedazado una fiera, pues no he vuelto a verlo; si arrancáis también a éste de mi presencia y le sucede una desgracia, daréis con mis canas, de pena, en el sepulcro.””

    José no pudo contenerse en presencia de su corte y ordenó: “Salid todos de mi presencia.” Y no había nadie cuando se dio a conocer a sus hermanos. Rompió a llorar fuerte, de modo que los egipcios lo oyeron y la noticia llegó a casa del Faraón. José dijo a sus hermanos: “Yo soy José; ¿vive todavía mi padre?” Sus hermanos se quedaron sin respuesta del espanto. José dijo a sus hermanos: “Acercaos a mí.” Se acercaron, y les repitió: “Yo soy José, vuestro hermano, el que vendisteis a los egipcios. Pero ahora no os preocupéis, ni os pese el haberme vendido aquí; para salvación me envió Dios delante de vosotros.”

  •  

  • Salmo Responsorial: 104
    “Recordad las maravillas que hizo el Señor.” 

    Llamó al hambre sobre aquella tierra:
    cortando el sustento del pan;
    por delante había enviado a un hombre,
    a José, vendido como esclavo. R.

    Le trabaron los pies con grillos,
    le metieron el cuello en la argolla,
    hasta que se cumplió su predicción,
    y la palabra del Señor lo acreditó. R.

    El rey lo mandó desatar,
    el Señor de pueblos le abrió la prisión,
    lo nombró administrador de su casa,
    señor de todas sus posesiones. R.

  •  

  • Evangelio: Mateo 10,7-15
    “Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis” 

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: “Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis.

    No llevéis en la faja oro, plata ni calderilla; ni tampoco alforja para el camino, ni túnica de repuesto, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento. Cuando entréis en un pueblo o aldea, averiguad quién hay allí de confianza y quedaos en su casa hasta que os vayáis. Al entrar en una casa saludad; si la casa se lo merece, la paz que le deseáis vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a vosotros. Si alguno no os recibe o no os escucha, al salir de su casa o del pueblo, sacudid el polvo de los pies. Os aseguro que el día del juicio les será más llevadero a Sodoma y Gomorra que a aquel pueblo.”

About these ads

Una respuesta a “Beata María de Jesús Crucificado Petkovic

  1. Hola,me llamo Juan Carlos Salazar,y tengo 30 años,soy de Lima-Peru,y escribo para Felicitarlos por tan bonita pagina publicada,la vida de nuestra Beata Maria de Jesus,me emociona mucho,un dia iva en un bus de servicio publico,y me encontraba muy triste y preocupado por problemas de familia y encontre dos asientos vacios en el bus,y al sentarme en uno de ellos,me senti incomodo,luego me pase al asiento posterior,y encontre una estanpita de nuestra Beata Maria de Jesus,y desde alli le doy todos los dias mis oraciones,y pido mucho por nuestros hermanos que necesitan ayuda,y no saben que me siento muy contento cada vez que realizo mis oraciones,le pongo su velita,es importante que difundamos las bondades de nuestra Beata Maria de Jesus,algo paso para que yo conosca su vida,y me sienta mas tranquilo,mis problemas de familia se alibiaron bastante,y desde aquel dia,no paro en darles las gracias,y siempre pido su compañia.
    No tengo en gusto de conocerlos,pero desde ya les agradesco mucho,y mis Bendiciones para todos.
    JUAN CARLOS
    LIMA-PERU

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s