FIRE Harry Reid!

FIRE Harry Reid!

It’s normally difficult to hear when a friend or family member loses their job. But in this case, this situation is very different and it’s time to let someone go.

It’s time to FIRE Harry Reid!

Harry Reid’s days as the pro-abortion leader of the U.S. Senate appear to be numbered as the latest projections make it appear pro-life candidates will pick up enough seats to take over the Senate. But we can’t rely on polls alone!

Reid has done pro-abortion President Barack Obama’s bidding and ensured that abortion-funding Obamacare was passed through on a party-line vote. Reid made sure that no pro-life bills received a vote in the Senate — including measures to stop taxpayer funding of abortions and a bill to ban abortions after 20 weeks, when unborn babies can feel pain.

We have a chance to take back the Senate from Harry Reid and give unborn babies a chance! We could win as many as 52-54 votes in the upper chamber on Tuesday if all goes well – and that is GREAT news for unborn children.

It pro-life advocates take over the Senate from Harry Reid it means a bill to ban abortions on vulnerable babies who can feel intense pain in an abortion will finally get a vote! If pro-abortion forces are no longer in control of the Senate, it means votes to repeal and roll back abortion-funding Obamacare finally have a chance! And if Planned Parenthood’s best friends no longer run the show, we have an opportunity to stop our government from sending your tax dollars to Americans #1 abortion business!

LifeNews is doing our part to help pave the way for a pro-life VICTORY on Tuesday! We’re in the middle of a huge campaign to inform hundreds of thousands of people about their pro-life candidates to make sure they get out and vote pro-life. Will you help us in these last 48 hours get the word out about pro-life candidates to as many pro-life voters as possible?

A donation of $25, $50 or $100 would go a long way to ensuring that we can reach as many people as possible. Please help us RIGHT NOW by clicking this donation link so we can spread the word!

After you’ve donated, plan to spend election night with LifeNews on Twitter as we live-tweet the election results. Follow us here if you don’t already!

Let’s make this a HUGE pro-life victory so we can speak up for unborn children who desperately need a voice in Washington!

Please go to our online donation web page and make a donation to LifeNews.

For their lives,
Steven Ertelt, Editor
LifeNews.com

P.S. To make a donation to LifeNews, just head to our easy online donation page that will take you to two different options to make an online donation with your credit card or an electronic debit transaction. Or, you can fill out the form following this letter and mail a check to us (US readers only please).

——————————————————————————
We will support the work of LifeNews.com with a $_____ donation.
Please mail your check to: LifeNews.com, P.O. Box 270841 Fort Collins, CO 80527.

Name __________________________________________________

Address _______________________________________________

_______________________________________________________

City ____________________ State ____ Zip __________________

Email Address ____________________________________________

Friend’s Email Address(es) __________________________________

LifeNews.com will never sell/rent your name and address to anyone and we do not place you on a telemarketing list when you donate.

Comments or questions? Email us at news@lifenews.com.
Copyright 2003-2014 LifeNews.com. All rights reserved.
To change your profile/unsubscribe: click here

 

SI. Existe el diablo.

El Papa explicó que el diablo sí existe, no es un mito y debemos luchar contra él con las armas de la verdad y la fe.

El Santo Padre reflexionó en las palabras del Apóstol San Pablo que, en la Carta a los Efesios, “desarrolla en un lenguaje militar la vida cristiana”.

Tras indicar que “la vida en Dios se debe defender, se debe luchar para llevarla adelante», resaltó que se necesita fortaleza y valentía “para resistir y anunciar”. Para “ir adelante en la vida espiritual se debe combatir. No es una simple lucha, sino un combate continuo”.

El Papa explicó asimismo que los enemigos de la vida cristiana son el demonio, el mundo y la carne. A continuación cuestionó. Entonces “¿de qué me tengo que defender? ¿Qué tengo que hacer? ‘Revístanse con la armadura de Dios’ nos dice Pablo. Es decir que lo que es de Dios nos defiende, para resistir a las insidias del diablo. ¿Está claro? Claro. No se puede pensar en una vida espiritual, en una vida cristiana, sin revestirse de esta armadura de Dios, que nos da fuerza y nos defiende”.

San Pablo subraya que esta lucha no es contra las cosas pequeñas, “sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal. Es decir, contra el diablo y los suyos”.

Sin embargo, continuó el Papa, “a esta generación y a muchas otras se les ha hecho creer que el diablo era un mito, una figura, una idea, la idea del mal ¡pero el diablo existe y nosotros debemos combatir contra él! ¡Lo dice San Pablo, no lo digo yo! ¡Lo dice la Palabra de Dios! Aunque no estamos muy convencidos de ello”.

Además “San Pablo dice cómo es la armadura de Dios, cuáles son las diversas armaduras, que conforman esta armadura de Dios. Y señala: ‘Permanezcan de pie, ceñidos con el cinturón de la verdad y vistiendo la justicia como coraza’. Ésta es la armadura de Dios: la verdad”.

Luego de recordar que “el diablo es mentiroso, es el padre de los mentirosos, el padre de la mentira” y reiterando con San Pablo, que hay que estar “ceñidos con el cinturón de la verdad y vistiendo la justicia como coraza”, el Santo Padre volvió a destacar que “no se puede ser cristianos, sin trabajar continuamente para ser justos. No se puede”.

“Nos ayudaría mucho preguntarnos ¿creo o no creo? ¿creo un poco sí y un poco no? ¿soy un poco mundano y un poco creyente? Sin fe no se puede ir adelante, no se puede defender la salvación de Jesús”, insistió el Papa.

“Necesitamos el escudo de la fe, porque el diablo no nos tira flores, sino flechas encendidas, para asesinarnos”. Por ello, exhortó a “tomar el casco de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios y a “elevar constantemente toda clase de oraciones y súplicas, animadas por el Espíritu”.

“La vida cristiana es una lucha, una lucha bellísima, porque cuando el Señor vence en cada paso de nuestra vida, nos da una alegría, una felicidad grande: esa alegría que el Señor ha vencido en nosotros, con la gratuidad de su salvación”.

“Pero sí –concluyó el Pontífice– todos somos un poco perezosos, no, en la lucha, y nos dejamos llevar por las pasiones, por algunas tentaciones. Es porque somos pecadores ¡todos! Pero no se desalienten. Ánimo, valentía y fortaleza, porque el Señor está con nosotros”.

TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

CONMEMORACION DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

2 de noviembre

LA MUERTE HA SIDO VENCIDA POR CRISTO

1.El grano de trigo que murió y fue enterrado en el sepulcro, produjo el granado fruto de tres inmensas espigas: La Iglesia celeste, la Iglesia que peregrina y la Iglesia purgante que espera en caridad la visión de Dios que, como no puede merecer, se acoge a la caridad de las otras espigas que aceleren su madurez. Por eso desde los principios de su constitución la Iglesia rogó por los difuntos y por ellos, sobre todo, ofreció el Santo Sacrificio, hasta el punto de facultar a los sacerdotes a celebrar tres misas el día de Difuntos, cuya institución se remonta al siglo XI. Porque “santo y saludable es el pensamiento de orar por los difuntos para que queden libres de sus pecados”(2 Mc 12,46). Las almas en el purgatorio, permanecen unidas en caridad porque habiendo muerto en gracia, que es la comunicación amorosa de las tres Iglesias con Jesucristo, pero si tenían pecados veniales de los que no se han arrepentido, han de saldar la pena temporal, proceso que puede ser corroborado por la intercesión de los miembros del Cuerpo Místico, que las puede sufragar mediante el tesoro de la Iglesia expresión de la voluntad salvífica de Dios que se traduce en el amor pleno a cada uno de los hombres, en virtud de la redención de Jesucristo y de la santidad de la Iglesia, la cual, en cuanto obra de Dios se orienta intrínsecamente a la superación de las consecuencias del pecado (Rahner). 

  1. De entre los tres formularios que propone la actual ordenación litúrgica, me voy a fundamentar en esta homilía en el de la primera misa. Ya desde la antífona de entrada meditamos que “Del mismo modo que Jesús ha muerto y resucitado, a los que han muerto en Jesús Dios, los llevará con él. Si por Adán murieron todos, por Cristo todos volverán a la vida” 1 Tesalonicenses 4,14.
  2. En la primera lectura, Dios por Isaías promete enjugar las lágrimas de todos los rostros, y preparar un festín de manjares suculentos y de vinos de solera, que significa la alegría perpetua y comunicada entre todos, sin que nadie envidie a nadie y todos se gocen con todos. 
  3. En la segunda, que es del capítulo 15 de la 1 Carta de San Pablo a los Corintios, todo el texto afirma y desarrolla la resurrección de los muertos, y en los versículos que hoy leemos, describe el modo de su realización de una manera general basándose en recuerdos de las lecturas apocalípticas. La resurrección es una transformación: “nos veremos transformados”. Con lo cual la resurrección se convierte en la meta de todo cristiano, que se realizará en un abrir y cerrar de ojos, a la voz de Dios, que da la orden de resucitar, y nuestro ser corruptible será revestido de inmortalidad, como el grano corrompido se ve coronado por el esplendor de la espiga. Con la resurrección se manifiesta el triunfo total de Cristo que ha realizado y realiza la obra salvífica, donde se da el triunfo definitivo sobre el último enemigo vencido por la muerte de Jesús: la muerte, que es la victoria verdadera sobre el pecado. Por eso lógicamente y con vigor termina la lectura San Pablo en un apóstrofe a la muerte preguntándole: “¿Dónde está muerte tu victoria? ¿Dónde está muerte tu aguijón?”. 
  4. “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré” Juan 6,51. He ahí la gran promesa que aminora el dolor de la muerte, pues siendo ella el máximo enemigo de la vida humana, es lógico y natural que el hombre sufra con el dolor y con la disolución progresiva del cuerpo, aunque no es ese su tormento más espeluznante. El máximo tormento es el temor de un definitivo aniquilamiento. La semilla de eternidad que lleva el hombre en su ser se subleva contra el pensamiento de la muerte, y su instinto certero, se resiste a aceptar la perspectiva de la ruina total y de la desaparición definitiva de su personalidad(GS 18).
  5. Como los cristianos hemos sido introducidos en la muerte de Cristo que destruye el pecado al recibir el sacramento del Bautismo que siembra en nuestra persona la semilla de la vida, “para caminar en una vida nueva” (Rm 6,4), se nos impone la continuada muerte y resurrección que anuncia San Pablo: “Cada día muero” (1 Cor 15,31). San Francisco de Sales señala la necesidad de “luchar”, sobre todo, contra las pequeñas tentaciones que en muchas ocasiones se nos presentan en nuestras vidas. Porque vencer esas “muchas pequeñas tentaciones”, es una

victoria más importante que el vencer “una gran tentación” ya que son mucho más difíciles de vencer pues, aunque los lobos son más peligrosos que las moscas, sin embargo no nos causan tantas molestias, porque rara vez nos encontramos con uno. Es fácil no asesinar a alguien,… pero es más difícil evitar la cólera contra los que nos rodean. Es fácil no robar algo a nuestro prójimo, pero es mucho más difícil no desear algo de sus bienes. Es fácil no levantar falso testimonio, pero es infinitamente más difícil no mentir en nuestras conversaciones. Es más difícil fornicar, pero es más costoso evitar la curiosidad entre tanto permisivismo.

Morir cada día es luchar cada día por amor, para vencer en esas tentaciones diarias. Así es como disponemos nuestros corazones para la venida de Cristo, la resurrección y la vida, que ha dicho “el que crea en Mí, aunque haya muerto, vivirá”, es decir derriba el muro entre la vida y la muerte con la fuerza de su RESURRECCION.

Sin embargo la realidad de fe no elimina la sensibilidad humana ante el hecho traumático de la muerte, pero le da un sentido. ¿No lloró Jesús ante el sepulcro de Lázaro, a punto de resucitarlo? (Jn 11,40). Y ¿no se sintió triste hasta la muerte en Getsemaní y pidió al Padre que pasara de El el cáliz (Mt 26,39). Pero, aunque hemos de conceder a la naturaleza el llanto que alivie el dolor, nuestra tristeza no ha de ser como la de los que no tienen esperanza (1 Tes 4,12).

  1. Nuestra resurrección seguirá el modelo de Cristo viviendo una vida nueva en la que nos encontraremos a nosotros mismos pero de un modo diverso: “Se siembra en corrupción y resucita en incorrupción; se siembra en vileza y resucita en gloria; se siembra en flaqueza y resucita en fuerza; se siembra cuerpo animal y resucita cuerpo espiritual”(1 Cor 15,42). 
  2. “Si el grano no cae en la tierra y muere, queda infecundo, pero si muere, produce mucho fruto”(Jn 12,24). De ese grano muerto en el calvario y enterrado, han brotado tres espigas: la de la vida celeste, la de la vida que se purifica y la que peregrina en este mundo. Las tres están unidas y transidas de amor. Estamos unidos con nuestros difuntos, y ellos nos ven, como el jardinero ve las rosas en el jardín, aunque las rosas, que viven una vida inferior, no vean al jardinero. Nosotros somos esas rosas visibles pero ciegas.
  3. Dice el Concilio: “La Iglesia de los viadores, teniendo perfecta conciencia de la comunión que reina en todo el cuerpo místico de Jesucristo, ya desde los primeros tiempos, guardó con gran piedad la memoria de los difuntos y ofreció sufragios por ellos. 
  4. La fe nos ofrece la posibilidad de una comunión con nuestros hermanos queridos arrebatados por la muerte, dándonos la esperanza de que poseen ya en Dios la vida verdadera. “Este Concilio recibe la venerable fe de nuestros antepasados sobre el consorcio vital con nuestros hermanos de la gloria celeste, o de los que se purifican después de la muerte y confirma los decretos de los Concilios Niceno II, Florentino y Tridentino”. “Nuestra debilidad queda más socorrida por su fraterna solicitud” (LG 49).”La iglesia peregrinante, reunida en Concilio, sintió la necesidad de manifestar su conciencia de estar ontológicamente unida a la Iglesia celeste”. “Algunos de los discípulos del Señor peregrinan en la tierra, otros, ya difuntos, se purifican, mientras otros son glorificados contemplando claramente el mismo Dios, Uno y Trino, tal cual es; mas todos estamos unidos en fraterna caridad y cantamos el mismo himno de gloria a nuestro Dios (Ib).

P.JESÚS MARTÍ BALLESTER

Halloween: “todo lo opuesto a Dios”.

Captura de pantalla 2014-06-12 22.24.20Halloween, una fiesta que resalta “todo lo opuesto a Dios”, sino que más bien debe festejar la vida, “el amor y la paz de Dios”. “Preguntémonos: un judío, ¿consideraría divertido vestir a su niño de Hitler?, ¿a un americano le haría gracia disfrazar a su hijo de Bin Laden?, ¿a una persona asaltada, le gustaría vestir a su niño igualito que al asaltante que robó y mató a sus familiares? ¡Claro que no! Nadie consideraría chistoso vestirse como aquellos a los que detesta. Y entonces ¿por qué a nosotros nos parece aceptable disfrazar a los niños de enemigos de Dios?”
Sería ilógico, lo mismo sucede con la vida espiritual. “En ‘Halloween’, disfrazamos a nuestros hijos de diablos y brujas y decoramos (es un decir) nuestras casas con calacas, calabazas de siniestra sonrisa, gatos negros, vampiros, y demás parafernalia tenebrosa”, sin considerar que en Halloween se celebra “la muerte, las tinieblas, el miedo, lo monstruoso, lo repulsivo, el diablo, todo lo opuesto a Dios”. “Nos hemos dejado engañar por la publicidad y por el comercio, que nos ha hecho creer que es divertido vestir a los niños de ‘diablitos’ y a las niñas de ‘brujitas’ y colgar en nuestras casas toda clase de artículos de horror”.
El diablo “no es un personaje simpático y mucho menos un invento. Su existencia es dogma de fe de la Iglesia Católica, que afirma de él que es un ser personal espiritual, enemigo de Dios, promotor del mal, que sólo busca nuestra condenación”. Por ello, hay que “celebrar la vida, no la muerte; el bien, no el mal; el amor y la paz de Dios”, e imitar a los santos. “Expresemos nuestra fe en que, con ayuda de Dios, el bien siempre triunfa sobre el mal, los buenos le ganan a los malos y la luz derrota la oscuridad. El 31 de octubre, o mejor aún, el 1 de noviembre, hay que celebrar a los santos.

IMG-20141023-WA0000

»1. NO es una actividad cristiana. Ninguna iglesia de denominación cristiana celebra esta fecha. Ni católicos, ni evangélicos, celebramos y nunca celebraremos una noche dedicada a la exaltación de la brujería en ninguna de sus formas.

»2. Va contra las enseñanzas de Jesús. Jesús está en contra de la brujería en todas sus formas: espiritismo, hechicería, adivinación, lectura de cartas, horóscopos, astrología y tantas máscaras con que se encubre la maldad. Estas han sido declaradas enemigas de la Palabra de Dios desde tiempos muy remotos y van contra todas las enseñanzas de nuestro Señor, quien dice claramente que “el que no está conmigo está contra mí”. Hay innumerables referencias bíblicas donde se condena el uso de toda estas clases de mal.

»3. Sirve para rendir culto a satanás. Aunque en apariencia es una actividad recreativa y muy llamativa, sobre todo para los niños, su verdadero significado sigue oculto a nuestros ojos. En muchos países, incluyendo el nuestro, los grupos satánicos usan esa noche para un “culto” especial dedicado a satanás y en muchos países alrededor del mundo, se hacen sacrificios humanos, sobre todo de niños que han sido secuestrados de sus hogares y que son ofrecidos como víctimas inocentes en una noche de lujuria, drogas, alcohol y toda clase de desenfrenos, en las llamadas “misas negras”.

»4. Se opone al primer mandamiento. Este tipo de actividades, ni exalta el nombre de Jesús, ni tiene nada que ver con su Padre Celestial y mucho menos con el Santo Espíritu del Dios Altísimo. Por lo tanto, va en contraposición al primer mandamiento de amar a Dios con toda nuestra alma, nuestra mente, nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas, en fin con todo nuestro ser.

»5. Participar es olvidarse de Dios. Participar quiere decir “ser parte de”: si tu participas estsá siendo parte de esta tremenda responsabilidad espiritual: No sólo se está alejando u olvidando de la adoración al Dios Eterno e Inmortal, sino que está siendo parte de una actividad que glorifica a las brujas y a su padre satanás.

»6. Contamina y esclaviza a nuestros niños. No hay magia blanca y magia negra, no hay brujas buenas y brujas malas. Toda la actividad demoníaca se disfraza y se oculta para ganar adeptos y así muchas veces “vestimos” a nuestros niñitos como “brujitas” y “diablitos”. Jesús dijo: “Dejad que los niños vengan a mí y NO SE LO IMPIDÁIS, porque de los tales es el Reino de los Cielos”. Jesús necesita a sus niños libres de toda clase de máscaras y limpios de toda contaminación.

 

Todos los Santos

ARTÍCULO 3
MAESTROS Y LUGARES DE ORACIÓN

Una pléyade de testigos

2683 Los testigos que nos han precedido en el Reino (cf Hb 12, 1), especialmente los que la Iglesia reconoce como “santos”, participan en la tradición viva de la oración, por el testimonio de sus vidas, por la transmisión de sus escritos y por su oración hoy. Contemplan a Dios, lo alaban y no dejan de cuidar de aquéllos que han quedado en la tierra. Al entrar “en la alegría” de su Señor, han sido “constituidos sobre lo mucho” (cf Mt 25, 21). Su intercesión es su más alto servicio al plan de Dios. Podemos y debemos rogarles que intercedan por nosotros y por el mundo entero.

2684 En la comunión de los santos, se han desarrollado diversas espiritualidades a lo largo de la historia de la Iglesia. El carisma personal de un testigo del amor de Dios hacia los hombres puede transmitirse a fin de que sus discípulos participen de ese espíritu (cf PC 2), como aconteció con el “espíritu” de Elías a Eliseo (cf 2 R 2, 9) y a Juan Bautista (cf Lc 1, 17). En la confluencia de corrientes litúrgicas y teológicas se encuentra también una espiritualidad que muestra cómo el espíritu de oración incultura la fe en un ámbito humano y en su historia. Las diversas espiritualidades cristianas participan en la tradición viva de la oración y son guías indispensables para los fieles. En su rica diversidad, reflejan la pura y única Luz del Espíritu Santo.

“El Espíritu es verdaderamente el lugar de los santos, y el santo es para el Espíritu un lugar propio, ya que se ofrece a habitar con Dios y es llamado templo suyo” (San Basilio Magno, Liber de Spiritu Sancto, 26, 62).

Comunión de los santos

La comunión de los santos, significa que ellos participan activamente en la vida de la Iglesia, por el testimonio de sus vidas, por la transmisión de sus escritos y por su oración. Contemplan a Dios, lo alaban y no dejan de cuidar de aquellos que han quedado en la tierra. La intercesión de los santos significa que ellos, al estar íntimamente unidos con Cristo, pueden interceder por nosotros ante el Padre. Esto ayuda mucho a nuestra debilidad humana.

Su intercesión es su más alto servicio al plan de Dios. Podemos y debemos rogarles que intercedan por nosotros y por el mundo entero.

Aunque todos los días deberíamos pedir la ayuda de los santos, es muy fácil que el ajetreo de la vida nos haga olvidarlos y perdamos la oportunidad de recibir todas las gracias que ellos pueden alcanzarnos. Por esto, la Iglesia ha querido que un día del año lo dediquemos especialmente a rezar a los santos para pedir su intercesión. Este día es el 1ro. de noviembre.

Este día es una oportunidad que la Iglesia nos da para recordar que Dios nos ha llamado a todos a la santidad. Que ser santo no es tener una aureola en la cabeza y hacer milagros, sino simplemente hacer las cosas ordinarias extraordinariamente bien, con amor y por amor a Dios. Que debemos luchar todos para conseguirla, estando conscientes de que se nos van a presentar algunos obstáculos como nuestra pasión dominante; el desánimo; el agobio del trabajo; el pesimismo; la rutina y las omisiones.
Se puede aprovechar esta celebración para hacer un plan para alcanzar la santidad y poner los medios para lograrlo:

¿Cómo alcanzar la santidad?

- Detectando el defecto dominante y planteando metas para combatirlo a corto y largo plazo.
- Orando humildemente, reconociendo que sin Dios no podemos hacer nada.
- Acercándonos a los sacramentos.

Un poco de historia

La primera noticia que se tiene del culto a los mártires es una carta que la comunidad de Esmirna escribió a la Iglesia de Filomelio, comunicándole la muerte de su santo obispo Policarpo, en el año156. Esta carta habla sobre Policarpo y de los mártires en general. Del contenido de este documento, se puede deducir que la comunidad cristiana veneraba a sus mártires, que celebraban su memoria el día del martirio con una celebración de la Eucaristía. Se reunían en el lugar donde estaban sus tumbas, haciendo patente la relación que existe entre el sacrificio de Cristo y el de los mártires

La veneración a los santos llevó a los cristianos a erigir sobre las tumbas de los mártires, grandes basílicas como la de San Pedro en la colina del Vaticano, la de San Pablo, la de San Lorenzo, la de San Sebastián, todos ellos en Roma.

Las historias de los mártires se escribieron en unos libros llamados Martirologios que sirvieron de base para redactar el Martirologio Romano, en el que se concentró toda la información de los santos oficialmente canonizados por la Iglesia.

Cuando cesaron las persecuciones, se unió a la memoria de los mártires el culto de otros cristianos que habían dado testimonio de Cristo con un amor admirable sin llegar al martirio, es decir, los santos confesores. En el año 258, San Cipriano, habla del asunto, narrando la historia de los santos que no habían alcanzado el martirio corporal, pero sí confesaron su fe ante los perseguidores y cumplieron condenas de cárcel por Cristo.

Más adelante, aumentaron el santoral con los mártires de corazón. Estas personas llevaban una vida virtuosa que daba testimonio de su amor a Cristo. Entre estos, están San Antonio (356) en Egipto y  San Hilarión (371) en Palestina. Tiempo después, se incluyó en la santidad a las mujeres consagradas a Cristo.

Antes del siglo X, el obispo local era quien determinaba la autenticidad del santo y su culto público. Luego se hizo necesaria la intervención de los Sumos Pontífices, quienes fueron estableciendo una serie de reglas precisas para poder llevar a cabo un proceso de canonización, con el propósito de evitar errores y exageraciones.

El Concilio Vaticano II reestructuró el calendario del santoral:

Se disminuyeron las fiestas de devoción pues se sometieron a revisión crítica las noticias hagiográficas (se eliminaron algunos santos no porque no fueran santos sino por la carencia de datos históricos seguros); se seleccionaron los santos de mayor importancia (no por su grado de santidad, sino por el modelo de santidad que representan: sacerdotes, casados, obispos, profesionistas, etc.); se recuperó la fecha adecuada de las fiestas (esta es el día de su nacimiento al Cielo, es decir, al morir); se dio al calendario un carácter más universal (santos de todos los continentes y no sólo de algunos).

Categorías de culto católico

Los católicos distinguimos tres categorías de culto:
- Latría o Adoración: Latría viene del griego latreia, que quiere decir servicio a un amo, al señor soberano. El culto de adoración es el culto interno y externo que se rinde sólo a Dios.

- Dulía o Veneración: Dulía viene del griego doulos que quiere decir servidor, servidumbre. La veneración se tributa a los siervos de Dios, los ángeles y los bienaventurados, por razón de la gracia eminente que han recibido de Dios. Este es el culto que se tributa a los santos. Nos encomendamos a ellos porque creemos en la comunión y en la intercesión de los santos, pero jamás los adoramos como a Dios. Tratamos sus imágenes con respeto, al igual que lo haríamos con la fotografía de un ser querido. No veneramos a la imagen, sino a lo que representa.

- Hiperdulía o Veneración especial: Este culto lo reservamos para la Virgen María por ser superior respecto a los santos. Con esto, reconocemos su dignidad como Madre de Dios e intercesora nuestra. Manifestamos esta veneración con la oración e imitando sus virtudes, pero no con la adoración.

Todos llamados a ser santos

 

 

Familias numerosas y la factura eléctrica. DESCUENTOS

Bono social - factura eléctrica

El Bono Social protege a familias numerosas y hogares con pocos ingresos al recortar su factura de la luz y permitir que lleguen mejor a fin de mes. Es fácil solicitarlo si se cumplen una serie de requisitos, aunque últimamente hay que estar atentos para que no te lo quiten.

 Para proteger a los consumidores más indefensos de las continuas subidas de la luz, el Ministerio de Energía creó en su día un descuento especial que permite ahorrar más de un 20% en la factura.

1. Cómo pedir el Bono Social

Primero hay que cumplir tres condiciones:

  • Que quien pide el Bono Social sea el titular del contrato de la luz.
  • Que el Bono Social se solicite para la residencia habitual (no vale para residencias de verano o temporales).
  • Que quien pide el Bono Social tenga contratada la TUR.

La TUR (Tarifa de Último Recurso) es una tarifa regulada por el Ministerio a la que puede acogerse todo el que tenga una potencia de 10 kW o inferior.

  • Si estás ya en la TUR, el nombre de la empresa que firma tus facturas es uno de los que aparecen en el siguiente cuadro.
  • Si no estás en la TUR, tienes que llamar a alguna de las 5 compañías que la ofrecen. Existe la posibilidad de que tu contrato tenga un compromiso de permanencia en vigor, por lo que tendrás que esperar a cumplirlo o pagar una penalización. Una vez en la TUR no tendrás ningún compromiso de permanencia.

Estos son los teléfonos:

Endesa Energía XXI S.L.U. 800 760 333
Iberdrola Comercialización de Último Recurso S.A.U. 902 201 520
Gas Natural S.U.R., S.D.G., S.A. 900 100 259
HC Naturgás Comercializadora Último Recurso S.A. 900 907 000
E.ON Comercializadora de Último Recurso S.L. 900 118 866

 

Para que te concedan el Bono Social tienes que cumplir alguno de estos requisitos:

  • Tu potencia es inferior a 3 kW (la potencia contratada figura en tu factura). En este caso ni siquiera hay que solicitar el Bono Social y la compañía debería aplicártelo automáticamente.
  • En la casa vive una familia numerosa de la que formas parte.
  • Todos los miembros de la familia están en paro.
  • Estás jubilado, tienes más de 60 años y percibes la pensión mínima.

2. Cómo conservar el Bono Social

Las compañías eléctricas están obligadas a revisar que todo el que tiene el Bono Social cumpla los requisitos, pero últimamente se han extralimitado y se lo han retirado a algunas familias numerosas sin dar explicaciones.

La Comisión Nacional de la Energía ha intervenido para recordar a las eléctricas que deben reactivar el Bono Social a estos clientes y recalcular las facturas que les han estado cobrando sin descuentos.

Si tienes el Bono Social, comprueba que en tus facturas se mantienen sus descuentos y reclama a tu compañía si consideras que te lo han retirado sin motivo. Pero no engañes: si has perdido el derecho a tener Bono Social estás obligado a comunicarlo. El castigo por no hacerlo es que recalculen tus facturas con una penalización del 10% sobre la tarifa TUR vigente.