Fuerzas de Defensa de Israel han comenzado una nueva etapa de la operación Margen Protector

Banner

Luego de diez días de intensos ataques de Hamás por aire, tierra y mar; y numerosos rechazos de ofertas para distender la situación, las Fuerzas de Defensa de Israel han comenzado una nueva etapa de la operación Margen Protector.

Fuerzas de infantería, tanques, artillería, ingenieros de combate e inteligencia de campo está por entrar en la Franja de Gaza. Las fuerzas están siendo apoyada por la Fuerza Aérea Israelí, la Marina y otras agencias de seguridad. Su misión es destruir los túneles de Hamás que cruzan debajo de la frontera entre Gaza e Israel que permite la infiltración de terroristas que quieren llevar a cabo ataques en Israel.

Soldier-Gaza-Border

Esta meta requiere intensas y precisas operaciones en Gaza. Los terroristas de Hamás están operando subterraneamente, y es ahí donde nuestros soldados los encontrarán. Las FDI tiene como intensión desenmantelar las capacidades de Hamás para atacar Israel.

Hamás desde el 8 de julio disparó contra Israel 1.500 cohetes y estamos trabajando para contrarestar esta amenaza.

Antecedentes

Esta mañana, las FDI identificaron alrededor de 13 palestinos quienes pretendían infiltrase a Israel por medio de un túnel cabado desde Gaza. El túnel comenzaba desde la parte sur de la Franja de Gaza y finalizaba cerca del Kibbutz Sufra en Israel. Los terroristas estaban fuertemente armanos con rifles de asalto y misiles antitanques preparados para llevar a cabo una gran masacre. Las FDI frustraron con éxito este ataque, salvando vidas de cientos de israelíes.

Este túnel descubierto por la mañana, fue uno de los tantos túneles que las FDI han  descubierto en los últimos años. En el 2013, por ejemplo, las FDI descubrieron un túnel desde Gaza a Israel con 18 metros bajo tierra y se extendía por más de 1.7 km. El túnel fue construído con 500 toneladas de concreto y cemento.

Hamás ha dicho en varias ocasiones que pretende secuestrar a israelíes en similares ataques, de hecho, utilizó un túnel similar para infiltrarse a Israel, matar a dos soldados de las FDI y secuestrar a Gilad Shalit.

Esta organización terrorista ha invertido millones de dólares y otros recursos para poder construir su próspera red de túneles. Hay evidencia de que los materiales de construcción que Israel transfiere a Gaza para proyectos civiles han sido utilizados por terroristas para construír sus túneles.

Túnel de Gaza

Éstos son seria amenaza para la seguridad de Israel y nuestra misión es encontrarlos y eliminarlos.

La amenaza de Hamás

Hamás se ha jurado a sí mismo pelear una interminable guerra contra Israel. Sus atacantes suicidas han atacado autobuses, escuelas, restaurantes, centros comerciales y mucho más. Sus escuadrones de lanzamiento de cohetes han lanzado más de 14.000 cohetes en los últimos 14 años, lo que hace la vida intolerable no sólo para las comunidades israelíes cerca de la frontera de Gaza, sino también para grandes ciudades como Jerusalén, Tel Aviv, Beer Sheva, Ashdod y Ashkelon.

gantz sp (1)

Las Fuerzas de Defensa de Israel operarán donde sea necesario con el fin de proteger al pueblo de Israel.

Help Protect Israel’s Most Vulnerable


Elderly, Frail Jews
Trapped by Hamas Rockets!
As Tensions Rise, Your Help Is Needed

Dear Fellowship Friend,

As hundreds of Hamas rockets are fired daily at Israel, I ask for your help so The Fellowship can deliver food packages, prepared meals, and medicine to tens of thousands of traumatized Israelis – especially the elderly who cannot get around.

This situation, now into its second week, remains very difficult and tense all across Israel.

Many of Israel’s senior citizens are homebound. Others are paralyzed with fear that the next CODE RED siren will find them going to a store, walking in their yards, or caught in a stairwell. So they sit alone, hungry, waiting for the inevitable.

Elsewhere, young mothers with children are terrified to venture out for food, diapers, and other daily necessities. And many families are not earning an income due to work stoppage and business closings.

Who will help?

Fellowship Friend, through your compassionate care and most generous gift possible, that “someone” is, and will continue to be, The Fellowship – for as long as this emergency need exists.

Hundreds of volunteers are bravely going door to door, even as rocket warnings wail, delivering meals, medicines, and meaningful visits to the lonely and needy.

We now have emergency efforts in the towns of Sderot, Be’er Sheva, Ashdod, Ashkelon, Kiryat Gat, Netivot, Dimona, Ofakim, and Kiryat Malachi to deliver food and care to those in dire need.

Already, we delivered over 5,500 meals to the elderly and families terrified by relentless rocket attacks.

Meeting these critical needs and food requests are daily challenges. And funds for resources are strained beyond our limits.

Please help now with your most generous gift for these people under attack. God will surely bless you for your compassion as He promises in Genesis 12:3!

With prayers for shalom, peace,

Rabbi Yechiel Eckstein
Founder and President

PS  Please call toll free 800-486-8844 or click on the red DONATE NOW below to make your desperately needed gift. Only God knows the innocent lives your gift will help save!

LA VIRGEN DEL CARMEN

LA VIRGEN DEL CARMEN y el escapulario fiesta: 16 de julio

Desde los antiguos eremitas que se establecieron en el carmelo, los Carmelitas han sido conocidos por su profunda devoción a la Santísima Virgen. Ellos interpretaron la nube de la visión de Elías (1 Reyes 18, 44) como un símbolo de la Virgen María Inmaculada.  Ya en el siglo XIII, cinco siglos antes de la proclamación del dogma, el misal Carmelita tenía una Misa para la Inmaculada Concepción.

La estrella del Mar y los Carmelitas

Los marineros, antes de la edad de la electrónica, dependían de las estrellas para marcar su rumbo en el inmenso océano. De aquí la analogía con La Virgen María quien como, estrella del mar, nos guía por las aguas difíciles de la vida hacia el puerto seguro que es Cristo.

Por la invasión de los sarracenos, los Carmelitas se vieron obligados a abandonar el Monte Carmelo. Una antigua tradición nos dice que antes de partir se les apareció la Virgen mientras cantaban el Salve Regina y ella prometió ser para ellos su Estrella del Mar.  Por ese bello nombre conocían también a la Virgen porque el Monte Carmelo se alza como una estrella junto al mar     Los Carmelitas y la Virgen del Carmen se difunden por Europa

La Virgen Inmaculada, Estrella del Mar, es la Virgen del Carmen, es decir a la que desde tiempos remotos allí se venera.  Ella acompañó a los Carmelitas a medida que la orden se propagó por el mundo. A los Carmelitas se les conoce por su devoción a la Madre de Dios, ya que en ella ven el cumplimiento del ideal de Elías. Inclusose le llamó: “Los hermanos de Nuestra Señora del Monte Carmelo”. En su profesión religiosa se consagraban a Dios y a María, y tomaban el hábito en honor ella, como un recordatorio de que sus vidas le pertenecían a ella, y por ella a Cristo.

EL ESCAPULARIO CARMELITA

¿Qué es el Escapulario Carmelita?

Los seres humanos nos comunicamos por símbolos. Así tenemos banderas, escudos y también uniformes que nos identifican. Las comunidades religiosas llevan su hábito como signo de su consagración a Dios.

Los laicos no pueden llevar hábito, pero los que desean asociarse a los religiosos en su búsqueda de la santidad pueden usar el escapulario. La Virgen dio a los Carmelitas el escapulario como un hábito miniatura que todos los devotos pueden llevar para significar su consagración a ella. Consiste en un cordón que se lleva al cuello con dos piezas pequeñas de tela color café, una sobre el pecho y la otra sobre la espalda. (ver ilustración arriba). Se usa bajo la ropa. Junto con el rosario y la medalla milagrosa, el escapulario es uno de los mas importantes sacramentales marianos.

Dice San Alfonso Ligorio, doctor de la Iglesia: “Así como los hombres se enorgullecen de que otros usen su uniforme, así Nuestra Señora Madre María está satisfecha cuando sus servidores usan su escapulario como prueba de que se han dedicado a su servicio, y son miembros de la familia de la Madre de Dios.”

El escapulario es un sacramental

Un sacramental es un objeto religioso que la Iglesia haya aprobado como signo que nos ayuda a vivir santamente y a aumentar nuestra devoción. Los sacramentales deben mover nuestros corazones a renunciar a todo pecado, incluso al venial.

El escapulario, al ser un sacramental, no nos comunica gracias como hacen los sacramentos.  Las gracias nos vienen por nuestra respuesta de amor a Dios y de verdadera contrición del pecado, lo cual el sacramental debe motivar.

¿Cómo se originó el escapulario?

La palabra escapulario viene del Latín “scapulae” que significa “hombros”. Originalmente era un vestido superpuesto que cae de los hombros y lo llevaban los monjes durante su trabajo. Con el tiempo se le dio el sentido de ser la cruz de cada día que, como discípulos de Cristo llevamos sobre nuestros hombros.  Para los carmelitas particularmente, pasó a expresar la dedicación especial a la Virgen Santísima y el deseo de imitar su vida de entrega a Cristo y a los demás.

La Virgen María entrega el escapulario el 16 de julio de 1251

En el año 1246 nombraron a San Simón Stock general de la Orden Carmelita. Este comprendió que, sin una intervención de la Virgen, a la orden le quedaba poco tiempo. Simón recurrió a María poniendo la orden bajo su amparo, ya que ellos le pertenecían. En su oración la llamó “La flor del Carmelo” y la “Estrella del Mar” y le suplicó la protección para toda la comunidad.

En respuesta a esta ferviente oración, el 16 de julio de 1251 se le aparece la Virgen a San Simon Stock y le da el escapulario para la orden con la siguiente promesa:

“Este debe ser un signo y privilegio para ti y para todos los Carmelitas: quien muera usando el escapulario no sufrirá el fuego eterno”

Aunque el escapulario fue dado a los Carmelitas, muchos laicos con el tiempo fueron sintiendo el llamado de vivir una vida mas comprometida con la espiritualidad carmelita y así se comenzó la cofradía del escapulario, donde se agregaban muchos laicos por medio de la devoción a la Virgen y al uso del escapulario. La Iglesia ha extendido el privilegio del escapulario a los laicos.

Explicación de la Promesa:

Muchos Papas, santos y teólogos católicos han explicado que, según esta promesa, quien tenga la devoción al escapulario y lo use, recibirá de María Santísima a la hora de la muerte, la gracia de la perseverancia en el estado de gracia (sin pecado mortal) o la gracia de la contrición (arrepentimiento). Por parte del devoto, el escapulario es una señal de su compromiso a vivir la vida cristiana siguiendo el ejemplo perfecto de la Virgen Santísima.

El escapulario tiene 3 significados:

1) El amor y la protección maternal de María: El signo es una tela o manto pequeño. Vemos como María cuando nace Jesús lo envuelve en un manto. La Madre siempre trata de cobijar a sus hijos.

Envolver en su manto es una señal muy maternal de protección y cuidado. Señal de que nos envuelve en su amor maternal. Nos hace suyos. Nos cubre de la ignominia de nuestra desnudes espiritual.

Vemos en la Biblia:

-Dios cubrió con un manto a Adán y Eva después de que pecaron. (manto signo de perdón)

-Jonás le dio su manto a David: símbolo de amistad -Elías dio su manto a Eliseo y lo llenó de su espíritu en su partida.

-S. Pablo: revístanse de Cristo: vestirnos con el manto de sus virtudes.

2)Pertenencia a María: Llevamos una marca que nos distingue como sus hijos escogidos. El escapulario se convierte en el símbolo de nuestra consagración a María.

Consagración: ‘pertenecer a María’ es reconocer su misión maternal sobre nosotros y entregarnos a ella para dejarnos guiar, enseñar, moldear por Ella y en su corazón. Así podremos ser usados por Ella para la extensión del Reino de su Hijo.

-En 1950 Papa Pío XII escribió acerca del escapulario: “que sea tu signo de consagración al Inmaculado Corazón de María, lo cual estamos particularmente necesitando en estos tiempos tan peligrosos”

En las palabras del Papa vemos mas vez mas devoción a la Virgen del Carmen es devoción a la Inmaculada.

Quien usa el escapulario debe estar consciente de su consagración a Dios y a la Virgen y ser consecuente en sus pensamientos, palabras y obras.

3)El suave yugo de Cristo: “Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mi, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana”. (Mt 11:29-30)

-El escapulario simboliza ese yugo que Jesús nos invita a cargar pero que María nos ayuda a llevar.

Quién lleva el escapulario debe identificarse como católico sin temor a los rechazos y dificultades que ese yugo le traiga.

Se debe vivir lo que significa

El escapulario es un signo de nuestra identidad como católicos, vinculados de íntimamente a la Virgen María con el propósito de vivir plenamente según nuestro bautismo. Representa nuestra decisión de seguir a Jesús por María en el espíritu de los religiosos pero adaptado a la propia vocación.  Esto requiere que seamos pobres (un estilo de vida sencillo sin apegos materiales), castos   y obedientes por amor a Dios.

Al usar el escapulario constantemente hacemos silenciosa petición de asistencia continua a la Santísima Madre. La Virgen nos enseña e intercede para que recibamos las gracias para vivir como ella, abiertos de corazón al Señor, escuchando Su Palabra, orando, descubriendo a Dios en la vida diaria y cercano a las necesidades de nuestros hermanos.  El escapulario además es un recuerdo de que nuestra meta es el cielo y todo lo de este mundo está pasando.

En momentos de tentación, tomamos el escapulario en nuestras manos e invocamos la asistencia de la Madre, resueltos a ser fieles al Señor.   Ella nos dirige hacia el Sagrado Corazón de su Hijo Divino y el demonio es forzado a retroceder vencido.

Imposición del Escapulario:

El primer escapulario debe ser bendecido por un sacerdote e impuesto por él mientras dice:

“Recibe este escapulario bendito y pide a la Virgen Santísima que por sus méritos, lo lleves sin ninguna mancha de pecado y que te proteja de todo mal y te lleve a la vida eterna”

¿Puede darse el escapulario a quien no es católico?

Sí. El escapulario es signo de la Maternidad Espiritual de María y debemos recordar que ella es madre de todos. Muchos milagros de conversión se han realizado en favor de buenos no-católicos que se han decidido a practicar la devoción al escapulario.Conversiones

Un anciano fue llevado al Hospital de San Simón Stock en la ciudad de Nueva York, inconsciente y moribundo. La enfermera al ver al paciente con el Escapulario Carmelita llamó a un sacerdote. Mientras rezada las oraciones por el moribundo, éste recobró el conocimiento y dijo: “Padre, yo no soy católico”. “¿Entonces, ¿por qué está usando el Escapulario Carmelita?”, preguntó el sacerdote. “He prometido a mis amigos usarlo”, explicó el paciente. “Además rezo un Ave María diariamente.” “Usted se está muriendo” replicó el sacerdote. “¿Quiere hacerse católico?” ‘Toda mi vida lo he deseado”, contestó el moribundo. Fue bautizado, recibió la Unción de los Enfermos antes de fallecer en paz.

La Medalla Escapulario

La medalla-escapulario tiene en una cara la imagen del Sagrado Corazón de Jesús y la imagen de la Bienaventurada Virgen María en su reverso. En 1910, el Papa Pío X declaró que, una persona válidamente investida en su escapulario de tela podía llevar la medalla-escapulario en su lugar, provisto que tuviera razones legítimas para sustituir su escapulario de tela por la medalla- escapulario. Esta concesión fue hecha a petición de los misioneros en los países del trópico, donde los escapularios de tela se deterioran pronto. Ahora bien, el Papa Pío X y su sucesor, el Papa Benedicto XV, expresaron su profundo deseo de que las personas continuaran llevando el escapulario de tela cuando fuera posible, y que no sustituyeran el escapulario de tela por la medalla escapulario sin que medie primero razón suficiente. La vanidad o el miedo a profesar su fe en público no pueden ser razones que satisfagan a Nuestra Señora. Personas de esta clase corren el riesgo de no recibir la promesa del escapulario del Carmen. (tomado del panfleto “Otorga mucha importancia a tu escapulario” del Apostolado Mundial de Fátima, Washington, NJ 07882-0976 USA).

Advertencias prácticas

Una vez bendecido el primer escapulario, el devoto no necesita pedir la bendición para escapularios posteriores.

Los escapularios gastados, si han sido bendecidos no se deben echar a la basura. Se pueden quemar o enterrar como signo de respeto.

Alerta contra abusos:

El escapulario NO salva por si solo como si fuera algo mágico o de buena suerte, ni es una excusa para evadir las exigencias de la vida cristiana. Mons. Kilian Lynch, antiguo general de la Orden Carmelita nos dice: “No lleguemos a la conclusión que el escapulario está dotado de alguna clase de poder sobrenatural que nos salvará a pesar a pesar de lo que hagamos o de cuanto pequemos… Una voluntad pecadora y perversa puede derrotar la ´omnipotencia suplicante´ de la madre de la misericordia.”

Los Papas y Santos han muchas veces alertado acerca de no abusar de la promesa de nuestra madre como si nos pudiéramos salvar llevando el escapulario sin conversión. El Papa Pío XI nos advierte: “aunque es cierto que la Virgen María ama de manera especial a quienes son devotos de ella, aquellos que desean tenerla como auxilio a la hora de la muerte, deben en vida ganarse dicho privilegio con una vida de rechazo al pecado y viviendo para darle honor”

Vivir en pecado y usar el escapulario como ancla de salvación es cometer pecado de presunción ya que la fe y la fidelidad a los mandamientos es necesaria para todos los que buscan el amor y la protección de Nuestra Señora.

San Claude de la Colombiere advierte: “Tu preguntas: ¿y si yo quisiera morir con mis pecados?, yo te respondo, entonces morirás en pecado, pero no morirás con tu escapulario”

El Privilegio Sabatino: (sábado)

Este privilegio es una promesa de la Virgen que consiste en la liberación del purgatorio el primer sábado (día que la Iglesia ha dedicado a la Virgen) después de la muerte por medio de una intercesión especial de la Virgen

Se originó en una bula o edicto que fue proclamado por el Papa Juan XXII en marzo 3, 1322 como resultado de una aparición que tuvo de la Virgen en la que prometió para aquellos que cumplieran los requisitos de esta devoción que “como Madre de Misericordia, con mis ruegos, oraciones, méritos y protección especial, les ayudaré para que, libres cuanto antes de sus penas, sean trasladadas sus almas a la bienaventuranza”.

Condiciones para que aplique este privilegio

1) Usar el escapulario con fidelidad.2) Observar castidad de acuerdo al estado de vida.3) Rezo del oficio de la Virgen (oraciones y lecturas en honor a la Virgen) o rezar diariamente 5 décadas del rosario.

El Papa Pablo V confirmó en una proclamación oficial que se podía enseñar acerca del privilegio sabatino a todos los creyentes.

El Escapulario y la Virgen de Fátima:

Es evidente que la Virgen  María quiere revelarnos de manera especial el escapulario. Reporta Lucia (vidente de Fátima, hoy Hermana María del Inmaculado Corazón), que en la última aparición (Octubre, 1917, día del milagro del sol), la Virgen vino vestida con el hábito carmelita y con el escapulario en la mano y recordó que sus  verdaderos hijos lo llevaran con reverencia. También pidió que los que se consagraran a ella lo usaran como signo de dicha consagración.

Hablan los Papas y los santos

El Beato Papa Gregorio X fue enterrado con su escapulario solo 25 años después de la Visión del Escapulario. 600 años mas tarde cuando abrieron su tumba, su escapulario estaba intacto.

El Papa Pío XII habló frecuentemente del Escapulario. En 1951, aniversario 700 de la aparición de Nuestra Señora a San Simón Stock, el Papa ante una numerosa audiencia en Roma exhortó a que se usara el Escapulario como “Signo de Consagración al Inmaculado Corazón de María” (tal como pidió la Virgen en Fátima).  El Escapulario también representa el dulce yugo de Jesús que María nos ayuda a sobrellevar. Y finalmente, el Papa continuó, El Escapulario nos marca como hijos escogidos de María y se convierte para nosotros (como lo llaman los alemanes) en un ‘Vestido de Gracia”.

El mismo día que S. Simón Stock recibió de María el escapulario y la promesa, el fue llamado a asistir a un moribundo que estaba desesperado. Cuando llegó puso el escapulario sobre el hombre, pidiéndole a la Virgen que mantuviera la promesa que le acababa de hacer. Inmediatamente el hombre se arrepintió, se confesó y murió en gracia de Dios”

San Alfonso Ligorio y S. Juan Bosco tenían una especial devoción a la Virgen del Carmen y usaban el escapulario. Cuando murieron los enterraron con sus vestiduras sacerdotales y con su escapulario. Muchos años después cuando abrieron sus tumbas encontraron que sus cuerpos y todas las vestimentas estaban hechas polvo, sin embargo sus escapularios estaban intactos. El escapulario de San Alfonso está en exhibición en su Monasterio en Roma.

San Alfonso Ligorio nos dice: “Herejes modernos se burlan del uso del Escapulario. Lo desacreditan como una insignificancia vana y absurda.”

San Pedro Claver, se hizo esclavo de los esclavos por amor. Cada mes llegaba a Cartagena, Colombia un barco con esclavos. San Pedro se esforzaba por la salvación de cada uno. Organizaba catequistas, los preparaba para el bautismo y los investía con el escapulario. Algunos clérigos acusaron al santo de celo indiscreto. Sin embargo él continuó su obra hasta tener mas de 300,000 conversos.

San Claudio de Colombiere (director de St. Margarita María)

«Yo quería saber si María en realidad se había interesado en mí, y en el escapulario Ella me ha dado la seguridad más palpable. Sólo necesito abrir mis ojos, Ella ha otorgado su protección a este escapulario: ‘Quien muera vestido en él no sufrirá el fuego eterno`.»

Dijo también: “Debido a que todas las formas de amar a la Santísima Virgen y las diversas maneras de expresar ese amor no pueden ser igualmente agradables a ella y por consiguiente no nos ayudan en el mismo grado para alcanzar el cielo, lo digo sin vacilar ni un momento, ¡El Escapulario Carmelita es su predilecto!” y agrega “Ninguna devoción ha sido confirmada con mayor número de milagros auténticos que el Escapulario Carmelita”.

Otros Testimonios:

“Un sacerdote de Chicago fue llamado para ir a asistir a un moribundo que había estado lejos de su fe y de los sacramentos por muchos años. El moribundo no quiso recibirlo, ni hablar con el. Pero el sacerdote insistió y le enseñó el escapulario que llevaba. Le preguntó si le permitiría ponérselo. El hombre aceptó con tal que el sacerdote lo dejara en paz. Una hora mas tarde el moribundo mandó a llamar al sacerdote pues deseaba confesarse y morir en gracia y amistad con Dios”

El demonio odia el escapulario.  Un día al Venerable Francisco Yepes se le cayó el escapulario. Mientras se lo ponía, el demonio aulló: “¡Quítate el hábito que nos arrebata tantas almas!”.

Un misionero Carmelita de Tierra Santa fue llamado a suministrar la unción de los enfermos en el año 1944. Notó que mientras caminaba, sus pies se hundían cada vez mas en el fango hasta que, tratando de encontrar tierra firme, se deslizó en un pozo de fango en el que se hundía hacia la muerte. Pensó en la Virgen y besó su hábito el cual era escapulario. Miró entonces hacía la Montaña del Carmelo gritando: “¡Santa Madre del Carmelo! ¡Ayúdame! ¡Sálvame!”. Un momento mas tarde se encontró en terreno sólido. Atestiguó mas tarde: “Sé que fui salvado por la Santísima Virgen por medio de su Escapulario Carmelita. Mis zapatos desaparecieron en el lodo y yo estaba cubierto de él, pero caminé las dos millas que faltaban, alabando a María”.

Salvados del Mar

En el verano de 1845 el barco inglés, “Rey del Océano” se hallaba en medio de un feroz huracán. las olas lo azotaban sin piedad y el fin parecía cercano. Un ministro protestante llamado Fisher en compañía de su esposa e hijos y otros pasajeros fueron a la cubierta para suplicar misericordia y perdón. Entre la tripulación se encontraba el irlandés John McAuliffe. Al mirar la gravedad de la situación, el joven abrió su camisa, se quitó el Escapulario y, haciendo con él la Señal de la Cruz sobre las furiosas olas, lo lanzó al océano. En ese preciso momento el viento se calmó. Solamente una ola más llegó a la cubierta, trayendo con ella el Escapulario que quedó depositado a los pies del muchacho.

Durante lo acontecido el ministro había estado observando cuidadosamente las acciones de McAuliffe y fue testigo del milagro. Al interrogar al joven se informaron acerca de la Santísima Virgen y su Escapulario. El Sr. Fisher y su familia resolvieron ingresar en la Iglesia Católica lo más pronto posible y así disfrutar la gran protección del Escapulario de Nuestra Señora.

Un Hogar Salvado del Fuego

En mayo de 1957, un sacerdote Carmelita en Alemania publicó una historia extraordinaria de cómo el Escapulario había librado un hogar del fuego. Una hilera completa de casas se habían incendiado en Westboden, Alemania. Los piadosos residentes de una casa de dos familias, al ver el fuego, inmediatamente colgaron un Escapulario a la puerta de la entrada principal. Centellas volaron sobre ella y alrededor de ella, pero la casa permaneció intacta. En 5 horas, 22 hogares habían sido reducidos a cenizas. La única construcción que permaneció intacta, en medio de la destrucción, fue aquella que tenía el Escapulario adherido a su puerta. Los cientos de personas que vinieron a ver el lugar que Nuestra Señora había salvado son testigos oculares del poder del Escapulario y de la intercesión de la Santísima Virgen María.

El Escapulario aviva el fervor

En Octubre de 1952, un oficial de la Fuerza Aérea en Texas escribió lo siguiente: “Seis meses después de comenzar a usar el Escapulario, experimenté un notable cambio en mi vida. Casi inmediatamente comencé a asistir a Misa todos los días. Durante la cuaresma viví fervorosamente como nunca lo había hecho. Fui iniciado en la práctica de la meditación y me encontré realizando débiles intentos en al camino de la perfección. He estado tratando de vivir con Dios y doy el crédito al Escapulario de María”.

Recordemos que el escapulario es un signo poderoso del amor y protección maternal de María y de su llamada a una vida de santidad y sin pecado.

Usar el escapulario es una respuesta de amor a la Madre que vino a darnos un regalo de su misericordia. Debemos usarlo como recordatorio que le pertenecemos a ella, que deseamos imitarla y vivir en gracia bajo su manto protector.

Imagen de la Virgen del Carmen que se venera en la capilla de las Carmelitas Descalzas de Valladolid-Campo Grande  Oración a la Virgen del Carmen SÚPLICA PARA TIEMPOS DIFÍCILES   “Tengo mil dificultades: ayúdame. De los enemigos del alma: sálvame. En mis desaciertos: ilumíname. En mis dudas y penas: confórtame. En mis enfermedades: fortaléceme. Cuando me desprecien: anímame. En las tentaciones: defiéndeme. En horas difíciles: consuélame. Con tu corazón maternal: ámame. Con tu inmenso poder: protégeme. Y en tus brazos al expirar: recíbeme. Virgen del Carmen, ruega por nosotros. Amén.”

 

CREER EN LA IGLESIA. Padre Isaac Riera – M.S.C

En el Credo o profesión de fe del católico, decimos: “ Creo en la Santa Iglesia Católica”, un artículo de fe que proclamamos en nuestra asamblea de la Palabra y de la Eucaristía: dentro de la Iglesia, proclamamos la fe en esa misma Iglesia. Como creyentes, esa fe deberíamos mantenerla siempre firme, sean cuales sean las situaciones y los problemas que nos puedan surgir. Pero no siempre es así, ni muchísimo menos: una buena parte de la gente que se considera católica, pero que no es practicante, y otros que practican, pero que son “contestatarios” – así ocurre en cierto clero “progresista”- llevan a tal extremo una crítica tan sistemática y profunda de las enseñanzas de la Iglesia , que muy difícilmente se puede decir que tengan fe católica. Más aún: hay católicos que dicen abiertamente que creen en Jesucristo, pero que no creen en la Iglesia, y se quedan tan tranquilos, porque la confusión de ideas en las cuestiones religiosas es ya un mal endémico.

Se cree en la Iglesia cuando la vemos como una institución divina, aunque esté compuesta de hombres, y se deja de creer en ella cuando sólo vemos su realidad humana. Este es el verdadero fondo de la cuestión. Es significativo, a este respecto, que la crítica a la Iglesia se convierta en fobia anticlerical desde hace siglos. Cuando se deja a un lado su realidad divina y se la considera como una estructura puramente humana, es lógico que exista una animadversión hacia la jerarquía católica, acusándola de dogmatismo impositivo, de dominadora de conciencias, de enemiga de la libertad, tal como ocurre en las instituciones humanas. Los enemigos de la Iglesia centran su crítica sólo en su jerarquía, no en el mal comportamiento del pueblo católico, porque saben que constituye su estructura fundamental. Así ocurrió con la Reforma protestante. En nombre de la “libertad cristiana”, Lutero atacó a la Jerarquía católica con este resultado final: la disolución de la Iglesia en innumerables sectas.

La fe en la Iglesia tiene una analogía con la fe en Jesucristo: así como creemos en Jesucristo en su misterio humano-divino, así también creemos este misterio en la Iglesia. Los dos aspectos son inseparables y se cae fácilmente en la herejía cuando se contraponen. Creer en la Iglesia, por otra parte, es fundamental para mantener la fe en todos los demás misterios cristianos. Cree en la Iglesia, que la Iglesia ayudará tu fe . La experiencia, mil veces repetida, confirma este principio, porque todas las herejías y todos los casos de pérdida de la fe cristiana han comenzado, sin excepción, en la crítica radical a la Iglesia jerárquica. Y no puede ser de otra manera. Cuando no se ve en la jerarquía a los representantes de Jesucristo, su palabra deja de ser norma de fe y defensa en las posibles desviaciones, y es nuestro pensamiento, sólo nuestro pensamiento, quien decide lo que debemos o no debemos creer. Pero no nos engañemos: ese cristianismo “ a la carta” que nos fabricamos, es una pérdida de la fe.

La verdad que nos ilumina

Creer en la Iglesia nos hace creer en las verdades fundamentales que necesitamos para dar sentido a la vida y cuya ausencia nos hunde en el vacío. Es el signo distintivo del católico. No nos diferenciamos de los demás por nuestro comportamiento, sino por nuestras firmes creencias. Y ello tiene una importancia capital, como podemos constatar en nuestro tiempo. La mayor parte de los males morales que padecemos provienen de la dictadura del relativismo y subjetivismo que se ha impuesto en nuestra sociedad; sin ninguna verdad segura, cada uno define el bien y el mal a su manera y todo es posible para una libertad sin contenido. En este contexto sociocultural que estamos viviendo, el catolicismo que representa la Iglesia es más necesario que nunca porque nos da lo que no encontramos en el mundo: las firmes verdades en respuesta a los grandes interrogantes de la existencia, las pautas para guiar nuestro conducta , el horizonte luminoso que da sentido a nuestra vida.

Este gran bien que nos da la Iglesia, sin embargo, es “piedra de escándalo” para el mundo, de cuyos criterios, lamentablemente, también participan algunos que se dicen católicos. En el tema de las verdades de fe, la Iglesia es, fue y será inamovible , y esto escandaliza a la gran opinión del mundo, que considera a la libertad de pensamiento como uno de los principios fundamentales del humanismo moderno. Es comprensible este escándalo en los que no tienen fe católica, pero resulta incomprensible en los que dicen tenerla. Al enseñar y defender ciertas verdades como dogmas de fe, la Iglesia no defiende “su” doctrina, “sus” principios o “ su” ideología, tal como ordinariamente se dice, sino las verdades reveladas por Dios de la que Ella es “depositaria”, “columna” y “fundamento” ( 1 Tim 6, 20 y 2, 15 ). Cuando nos adherimos a la doctrina de la Iglesia, no nos sometemos a la doctrina de una institución, sino a las verdades reveladas por Dios, las únicas inmutables, y que por esa razón son objeto de fe.

Esta firmeza en la fe, sin embargo, supone grandes problemas y sufrimientos, sobre todo en nuestro tiempo, tanto por la imagen social de la jerarquía de la Iglesia, que es negativa, como por la incomodidad en que se encuentra el creyente católico, al margen de las corrientes de opinión que imperan en nuestro mundo. Muy a su pesar, la Iglesia y sus fieles católicos están hoy, en el contexto social, cultural y político que vivimos, en una situación de testigos minoritarios y heroicos. ¿ Cómo no sufrir de soledad e incomprensión en una sociedad cuyas leyes y comportamiento – piénsese en el divorcio o el aborto, por ejemplo – están muy mayoritariamente aceptadas e implantadas ?. Y al marginamiento hay que añadir las acusaciones de dogmatismo, fanatismo, actitud reaccionaria y antidemocrática, etc. etc. que cada día se nos dirigen desde todos los frentes. Hoy más que nunca, la Iglesia se ve obligada a ser mártir de la verdad, al igual que su divino Fundador.

Estar en el mundo, sin ser del mundo

En su oración sacerdotal de la Última Cena, Jesús ruega al Padre por sus discípulos : “ No ruego que los retires del mundo, sino que los guardes del maligno. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo “ ( 1 Jn 17, 15-16 ) Es la condición de su Iglesia: estar en el mundo participando de todo lo humano, y no ser del mundo porque su realidad invisible pertenece a la dimensión divina. Estos dos aspectos, que parecen opuestos y aún contradictorios, se encuentran en la Iglesia en tensión dialéctica y nos indican que Ella participa también del Misterio de la Encarnación. Uno de los primeros escritos cristianos, la Carta a Diogneto, expresa esta doble condición de la Iglesia en palabras admirables: “ Los cristianos viven en la carne, pero no según la carne. Viven en la tierra, pero su ciudadanía está en el Cielo. Obedecen las leyes establecidas, y con su modo de vivir superan estas leyes. Aman a todos, y todos los persiguen (…) Los cristianos son en el mundo lo que el alma es en el cuerpo”.

La Iglesia está en el mundo porque se compone de hombres y participa de todos los problemas y trabajos de los hombres. “Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón” ( GS, 1 ). No es ni un gheto, ni una secta de iluminados. La Iglesia está presente y activa en todas las realidades humanas como creadora de civilización y de cultura en los pueblos a lo largo de la historia, como portadora de un mensaje que se adapta a las circunstancias diversas del mundo, como ayuda y consuelo, sobre todo, de los sufrimientos humanos, cualesquiera que éstos sean. Y porque está compuesta de hombres y vive en el mundo de los hombres, también es pecadora y necesita una continua reforma. La mundanización de la Iglesia jerárquica fue un hecho muy negativo en ciertas épocas de la historia y es una tentación constante en todos los creyentes. El pecado también se halla en la Iglesia, y por eso su historia está llena de problemas, dramas y divisiones internas.

A pesar de ello, la fe que debemos tener en la Iglesia se reafirma porque su misma realidad manifiesta que no es de este mundo, ni podemos considerarla como realidad mundana. No es del mundo por su perpetuidad e indefectibilidad; el signo de todo lo humano es estar sometido a profundos cambios a lo largo de la historia y nada es permanente; pero sólo la Iglesia Católica mantiene la misma estructura y la misma doctrina a través de los tiempos. No es del mundo por la santidad de su doctrina, de sus sacramentos y de sus obras; el hecho de que sea pecadora no impide que la Iglesia tenga en su seno millares y millares de santos, ejemplos sublimes de la más alta calidad moral, un hecho imposible de explicar en la dimensión mundana. Y no es de este mundo por su condición de peregrina hacia la Patria Eterna; a pesar de estar en medio de los problemas del mundo, su última mirada está puesta más allá del mundo, en la salvación eterna de todos los hombres.

Al servicio del hombre

Si se reflexiona sin prejuicios sobre la enseñanza y las obras de la Iglesia Católica, encontraremos una poderosa razón para creer en ella: su doctrina y su práctica al servicio del hombre – el humanismo cristiano- cuyos principios y valores sobrepasan cualquier otra clase de humanismo. Todo cuanto la Iglesia enseña, defiende y promueve está orientado al auténtico servicio del hombre; y todo cuanto rechaza y condena es aquello que degrada el ser del hombre y su dignidad excelsa de persona. Es increíble, por tanto, que los enemigos de la Iglesia la acusen de oponerse a lo humano, cuando es justamente lo contrario. Ni el humanismo liberal, que defiende una libertad sin contenidos ni ideales; ni el humanismo marxista, que predica el odio y la lucha de clases; ni el humanismo materialista, que es la plataforma de toda inmoralidad, pueden parangonarse, ni de lejos, a ese humanismo integral y admirable que está en la base de la doctrina católica.

Se debe admirar a las ideologías, movimientos e instituciones que promueven lo auténticamente humano, pero es la Iglesia la que, en lugar de críticas malintencionadas, merece ser admirada por encima de todos. ¿ Quién, sino la Iglesia, considera tan alta la dignidad del hombre, que lo presenta como creado a semejanza de Dios, lo eleva a la categoría de ser su hijo, y considera la vida humana como algo intocable y sagrado? . ¿ Qué ideología puede presentar un ideal de amor al hombre como el que predica la Iglesia, que hace del amor a Dios y al prójimo su ley suprema, nos pide una caridad sin fronteras, exhorta el perdón a los enemigos, e impulsa las relaciones fraternas ?. ¿ Y qué filantropía puede compararse al amor compasivo que desarrolla la Iglesia, perdonando el pecado, tendiendo la mano al necesitado, y estando siempre cercana a todas las miserias humanas ?. La Iglesia es, ciertamente, “experta en humanidad”, tanto en lo que enseña como en lo que practica.

La gran mentira del anticlericalismo es presentar a la Iglesia como aliada de los poderosos y de los ricos, una mentira que causó en la guerra civil española la tragedia de la persecución religiosa más cruenta de la historia; a pesar de las evidencias en contrario, todavía subsiste en cierta gente esa mala idea. La Iglesia puede tener muchos defectos, ciertamente, pero su labor social con los más pobres es de todo punto admirable, porque a ella dedica la mayor parte de sus medios y de su energía. Hoy más que nunca, está cumpliendo el mandato de caridad de Cristo – “ Tuve hambre y me disteis de comer” ( Mt 25,35 ) – en las parroquias, en los países de misión, en multitud de institutos y organizaciones religiosas. Tan extensa e intensa es su labor social, que podemos decir que hoy, en determinados países, es ella la que está llevando la mayor parte del peso de los pobres y desheredados de la tierra. Una poderosa razón para que, superados viejos prejuicios, la gente anticlerical empiece a creer en la Iglesia…

Laudes

Miércoles VII de Pascua, feria
Laudes

Si Laudes es la primera oración del día se reza el Invitatorio

V/. -Señor, Ábreme los labios.
R/. -Y mi boca proclamará tu alabanza.

Invitatorio
Salmo 94: Invitación a la alabanza divina

Ant: Venid, adoremos a Cristo, el Señor, que nos prometió el Espíritu Santo. Aleluya.
Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos.

-se repite la antífona

Porque el Señor es un Dios grande,
soberano de todos los dioses:
tiene en su mano las simas de la tierra,
son suyas las cumbres de los montes;
suyo es el mar, porque él lo hizo,
la tierra firme que modelaron sus manos.

-se repite la antífona

Entrad, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo,
el rebaño que él guía.

-se repite la antífona

Ojalá escuchéis hoy su voz:
«No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masá en el desierto;
cuando vuestros padres me pusieron a prueba
y me tentaron, aunque habían visto mis obras.

-se repite la antífona

Durante cuarenta años
aquella generación me asqueó, y dije:
“Es un pueblo de corazón extraviado,
que no reconoce mi camino;
por eso he jurado en mi cólera
que no entrarán en mi descanso.”»

-se repite la antífona

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Himno

¡El mundo brilla de alegría!
¡Se renueva la faz de la tierra!
¡Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo!

Ésta es la hora
en que rompe el Espíritu
el techo de la tierra,
y una lengua de fuego innumerable
purifica, renueva, enciende, alegra
las entrañas del mundo.

Ésta es la fuerza
que pone en pie a la Iglesia
en medio de las plazas
y levanta testigos en el pueblo,
para hablar con palabras como espadas
delante de los jueces.

Llama profunda,
que escrutas e iluminas
el corazón del hombre:
restablece la fe con tu noticia,
y el amor ponga en vela la esperanza
hasta que el Señor vuelva.

Salmo 85: Oración de un pobre ante las adversidades

Ant: Todos los pueblos vendrán a postrarse en tu presencia, Señor. Aleluya.

Inclina tu oído, Señor, escúchame,
que soy un pobre desamparado;
protege mi vida, que soy un fiel tuyo;
salva a tu siervo, que confía en ti.

Tú eres mi Dios, piedad de mí, Señor,
que a ti te estoy llamando todo el día;
alegra el alma de tu siervo,
pues levanto mi alma hacia ti;

porque tú, Señor, eres bueno y clemente,
rico en misericordia con los que te invocan.
Señor, escucha mi oración,
atiende a la voz de mi súplica.

En el día del peligro te llamo,
y tú me escuchas.
No tienes igual entre los dioses, Señor,
ni hay obras como las tuyas.

Todos los pueblos vendrán
a postrarse en tu presencia, Señor;
bendecirán tu nombre:
«Grande eres tú, y haces maravillas;
tú eres el único Dios.»

Enséñame, Señor, tu camino,
para que siga tu verdad;
mantén mi corazón entero
en el temor de tu nombre.

Te alabaré de todo corazón, Dios mío;
daré gloria a tu nombre por siempre,
por tu gran piedad para conmigo,
porque me salvaste del abismo profundo.

Dios mío, unos soberbios se levantan contra mí,
una banda de insolentes atenta contra mi vida,
sin tenerte en cuenta a ti.

Pero tú, Señor, Dios clemente y misericordioso,
lento a la cólera, rico en piedad y leal,
mírame, ten compasión de mí.

Da fuerza a tu siervo,
salva al hijo de tu esclava;
dame una señal propicia,
que la vean mis adversarios y se avergüencen,
porque tú, Señor, me ayudas y consuelas.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Todos los pueblos vendrán a postrarse en tu presencia, Señor. Aleluya.

Isaías 33, 13-16: Dios juzgará con justicia

Ant: Contemplarán nuestros ojos al Rey en su esplendor. Aleluya.

Los lejanos, escuchad lo que he hecho;
los cercanos, reconoced mi fuerza.

Temen en Sión los pecadores,
y un temblor agarra a los perversos:
“¿Quién de nosotros habitará un fuego devorador,
quién de nosotros habitará una hoguera perpetua?”

El que procede con justicia y habla con rectitud
y rehúsa el lucro de la opresión,
el que sacude la mano rechazando el soborno
y tapa su oído a propuestas sanguinarias,
el que cierra los ojos para no ver la maldad:
ése habitará en lo alto,
tendrá su alcázar en un picacho rocoso,
con abasto de pan y provisión de agua.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Contemplarán nuestros ojos al Rey en su esplendor. Aleluya.

Salmo 97: El Señor, juez vencedor

Ant: Todos verán la salvación de Dios. Aleluya.

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo.

El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel.

Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera;
gritad, vitoread, tocad:

tañed la cítara para el Señor,
suenen los instrumentos:
con clarines y al son de trompetas,
aclamad al Rey y Señor.

Retumbe el mar y cuanto contiene,
la tierra y cuantos la habitan;
aplaudan los ríos, aclamen los montes
al Señor, que llega para regir la tierra.

Regirá el orbe con justicia
y los pueblos con rectitud.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Todos verán la salvación de Dios. Aleluya.

Lectura

Rm 6,8-11
Si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él; pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más, la muerte ya no tiene dominio sobre él. Porque su morir fue un morir al pecado de una vez para siempre; y su vivir es un vivir para Dios. Lo mismo vosotros consideraos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús.

V/. El Señor ha resucitado del sepulcro. Aleluya, aleluya.
R/. El Señor ha resucitado del sepulcro. Aleluya, aleluya.
V/. El que por nosotros colgó del madero.
R/. Aleluya, aleluya.
V/. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
R/. El Señor ha resucitado del sepulcro. Aleluya, aleluya.

Cántico Ev.

Ant: Demos gracias a Dios, que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo. Aleluya.

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
suscitándonos una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo,
por boca de sus santos profetas.

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
realizando la misericordia
que tuvo con nuestros padres,
recordando su santa alianza
y el juramento que juró a nuestro padre Abrahán.

Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia,
en su presencia, todos nuestros días.

Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor
a preparar sus caminos,
anunciando a su pueblo la salvación,
el perdón de sus pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto,
para iluminar a los que viven en tinieblas
y en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos
por el camino de la paz.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: Demos gracias a Dios, que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo. Aleluya.

Preces

Dando gracias al Padre porque el Espíritu Santo y nuestro espíritu dan testimonio concorde de que somos hijos de Dios, digamos confiados:
Padre nuestro, escucha la voz de tus hijos
- Señor, fuente de toda paciencia y consuelo, concédenos estar de acuerdo entre nosotros, como es propio de cristianos,
para que unánimes, a una voz, te alabemos a ti, Padre de nuestro Señor Jesucristo.
- Haz que nos esforcemos por complacer y servir a nuestro prójimo,
para que realicemos el bien a favor de nuestros hermanos y los edifiquemos con nuestro ejemplo.
- No permitas que nos seduzca el espíritu del mundo, que yace en poder del Maligno,
y haznos siempre dóciles al Espíritu que procede de ti.
- Tú que escudriñas los corazones,
guíanos por las sendas de la sinceridad y de la verdad.

Concluyamos nuestra oración diciendo juntos las palabras de Jesús, nuestro Maestro:

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.

Final

Padre lleno de amor, concede a tu Iglesia, congregada por el Espíritu Santo, dedicarse plenamente a tu servicio y vivir unida en el amor, según tu voluntad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
Amén.